fue la cara más amable del rock and roll de los años cincuenta con éxitos como “April Love” y la famosa “Speedy Gonzales”, lo que pocos saben es que el cantante y actor, en un extraño giro del destino, decidiera recurrir al heavy metal en 1997.

Una decisión que casi le excluiría de la comunidad cristiana. No es extraño que dudara de hacer esa incursión en el “lado oscuro de la música”.

El disco se llamó “In a Metal Mood: No More Mr. Nice Guy”, e incluía canciones heavy metal al viejo estilo de las “big bands”.

“El heavy metal tiene una imagen oscura y en muchos casos, tienes que tapar la letra. Las canciones a veces son sobre el demonio y cosas demoníacas”, ha comentado Boone a Fox News. 

Pero el cantante reconoce que todavía le preguntan sobre aquel álbum en el que reinterpretó varias famosas canciones de rock.

Boone ha dicho que el concepto comenzó como una broma entre sus compañeros de banda cuando buscaban crear algo nuevo. Pero poco después, se encontraron visitando tiendas de discos y yendo a lugares heavy metal.

“La gente se preguntaba por qué estaba mirando álbumes de Scorpions y Motorhead y los estaba comprando”, ríe entre dientes.

“Pensé que ‘Smoke on the Water' tenía que ser sobre drogas. Pero no era así. Pensé que ‘The Wind Cries Mary' de Jimi Hendrix tenía que ser sobre marihuana. pero no. Se trataba de una aventura amorosa que tuvo con una chica que aún amaba llamada Mary. Fue un homenaje a Mary, no a la marihuana”.

Resultado de imagen de "In a Metal Mood: No More Mr. Nice Guy",

“‘Stairway to Heaven', pensé que Jimmy Page se dedicaba a la brujería. Creo que sí. Y estas letras extrañas y opacas tal vez trataban sobre drogas. Pero no pude encontrar ninguna referencia sobre nada en la letra”.

“‘Sandman' de Metallica es sobre un padre que acuesta a su hijo en la cama y trata de asustarlo con la tradicional tradición de decirle que el hombre del saco iba a atraparlo si no se quedaba en la cama. Es una historia muy inofensiva con un sonido muy siniestro”.

Pero Boone dice que a pesar del escándalo que supuso editar un disco así, todavía está orgulloso del atrevimiento de hacerlo:

“Mire, Alice Cooper es el hijo de un ministro. Había sido realmente malo con las drogas y el alcohol, pero luego se convirtió en un cristiano fuerte… Y afortunadamente, fui readmitido… Hice este álbum, pero el público no tiene que alarmarse porque revisé todas las canciones con un peine fino”.

“No había nada en esas letras por las que tenía que disculparme. Nunca me perdieron… Estaba siendo Pat Boone tratando de hacer buenas canciones que había encontrado. Y lo estaba haciendo de otra manera”.

Además, había una persona que aprobó el esfuerzo “metal” de Boone, Ozzy Osbourne. Su  del éxito de 1980 “Crazy Train”, se usó como el tema principal del reality show de MTV, “The Osbournes”, que se emitió desde 2002 hasta 2005.

Boone dijo que dijo que ademá era su vecino de la vida real:

“Acababa de grabar la canción antes de que se mudara a la casa de al lado. Pero el álbum aún no había salido. Salí acoger el correo un día después de que él se mudó. Venía arrastrando los pies por la acera para entrar en un Escalade negro. Dije algo que nunca había soñado con decirle a Ozzy Osbourne. “¡Hola vecino!”. Respondió: “Voy a una reunión, pero cuando regrese, podemos tomar el té, ¿de acuerdo?” ¡Y lo hicimos!”.