La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie

Johnny Hallyday era, es, y será el indiscutible rey del rock en Francia, un artista de primera categoría siempre rodeado de grandes músicos. No sólo los mejores músicos galos, sino también de los mejores extranjeros.

A lo largo de los años 60, Hallyday se fue convirtiendo en un cantante rock todoterreno y veleta que podía con todo, del rock and roll original, el pop y el r&b a nuevos estilos como folk rock, soul, psicodelia o hard. Valiéndose de su impresionante voz, podía con todo lo que le echaran.

  • EL REY Y EL ESCUDERO:

En 1967, en plena era psicodélica, Johnny Hallyday contó con la colaboración en dos temas de , uno de los músicos de sesión punteros en el Reino Unido en los 60 y por entonces miembro de los Yardbirds. La colaboración Johnny-Jimmy se materializó gracias a Mick Jones, guitarrista de Spooky Tooth, y el ingeniero de sonido, productor y artista en solitario Glyn Johns, amigo y colaborador de Beatles y Rolling Stones.

Uno de los dos cortes que grabaron fue la fabulosa “A Tout Casser” – título de la película homónima de 1968- tema en el que Page ya imprime esos riffs característicos de su trabajo posterior en Led Zeppelin (”Whole Lotta Love”, en concreto). El tema fue editado en single, y se incluyó en el álbum de ese mismo año “Jeune Homme”. Es una absoluta pasada.

La otra canción que grabaron fue la explicita y poderosa “Psychedelic”, que fue editada un poco antes en un EP de 1967. Buen tema, pero es mejor de largo “A Tout Casser”.

  • AS Y FACES:

¿Los con Johnny Hallyday?  En principio resulta chocante, pero sucedió, además es una de las últimas cosas que hicieron como grupo, acompañar a Hallyday en tres cortes de su álbum de 1969 “Riviere… Ouvre Ton Lit”, también conocido como “Je Suis Né Dans La Rue”  o simplemente como “Johnny Hallyday”.

En concreto, Steve Marriott, Ronnie Lane, Ian McLagan y Kenney Jones tocaron como banda de apoyo en tres canciones: el poderoso “Reclamation” (que por momentos parece casi Stooges), en “What You Will” (que acabaría también en el primer LP de Humble Pie) y en “Amen (Bang Bang)”, que no es sino el “That Man” de los propios Small Faces retitulado.

Colaboraron además en aquel LP con Hallyday, Mickey Jones (Spooky Tooth, Foreigner) y Peter Frampton, hecho que anuncia la inminente separación de Steve Marriott de Small Faces para crear Humble Pie junto a Frampton. Los tres restantes harían Faces con unos Rod Stewart y Ronnie Wood recién salidos del Jeff Beck Group.

Los 3 cortes junto a Hallyday fueron las últimas sesiones de Small Faces. Según Glyn Johns el grupo se separó al poner los pies de nuevo en Inglaterra.

Las fechas así lo indican: el primer single del LP, “Rivière… ouvre ton lit – Je te veux”, se publicó el 10 de marzo, justo nueve días después de que Marriott comunicara a la prensa que dejaba Small Faces. El álbum de Johnny Hallyday fue editado dos meses después, en mayo de 1969.

Mclagan ha dicho en alguna ocasión que esta grabación la montó Johns exclusivamente para unir a Marriott y Frampton. Para Steve esa fue la vez que mejor sonaron Small Faces, justo al final… Kenney Jones recuerda que tocaron muy bien y que le encantó Frampton como guitarrista.

Por lo demás, el álbum de Johnny es muy recomendable, heavy, sudoroso, denso, opaco, psicodélico, oscuro y claustrofóbico. Un buen compañero de viaje de “The Man Who Sold The World” de David Bowie, por citar un disco similar de finales de los sesenta.

Incluso la foto del interior gatefold es inquietante, Hallyday y su grupo salen pálidos, lívidos, como si fueran vampiros. Además, maquillados, en un ejemplo claro de glam rock antes del glam rock (uno de ellos parece Alice Cooper). Corría 1969, Marc Bolan todavía estaba en Tyrannosaurus Rex, y Bowie aún vestía ropa vaquera, estilo Bob Dylan, y llevaba melena afro a lo Syd Barrett.

Años más tarde Johnny renegaría de este disco (¿demasiado “raro”? ¿demasiado británico?). Decía que no le gustaba nada… Paradójicamente se trata de uno de los mejores álbumes que grabó nunca.