Definitivamente, Paul McCartney canceló los cuatro conciertos que tenía previstos  en el  Japón . La triste noticia es que no se ha recuperado  de un virus del que nadie quiere hablar.

_74966448_74966447

Una de sus últimas fótos, a su llegada al Narita, el aeropuerto de Tokyo.

Nadie sabe que tipo de virus es el que le ha dejado en la suite de su hotel en Tokyo. Nadie dice nada. Sólo la promotora japonesa, que pierde millones en el envite.

Paul iba  tenía previsto actuar los días 17 y 18 en el Estadio Nacional de Tokio, el 21 en el polideportivo Budokan de la capital y el 24 en el Estadio Yanmar Nagai de Osaka.

Los primeros dos conciertos fueron cancelados durante el fin de semana “por motivos de salud”, y finalmente McCartney, que tiene 71 años, se vio obligado a suprimir toda su gira en Japón al no recuperarse de una infección vírica.

AJ201405160047M

El artista “no se encuentra en un estado de salud adecuado para poder dar un concierto, según el diagnóstico de los médicos, que le recomiendan seguir en reposo total”, señaló la promotora de la gira en Japón, Kyodo Tokiom, en un comunicado.

Paul McCartney, por su parte, afirmó que “tenía muchas ganas de tocar en Japón tras el concierto increíble de noviembre”, en alusión a su actuación previa en el Estadio Nacional de la capital nipona, y expresó su confianza en “volver a ver pronto” a sus seguidores japoneses.

“Cancelar estas actuaciones es muy decepcionante para mí también”, señaló Paul en la nota, donde también da las gracias a sus fans japoneses “por su amor, mensajes de apoyo y comprensión”.

El concierto del miércoles en el Budokan tenía un componente simbólico para los beatlemaníacos, al tratarse de la primera vez que McCartney volvía a tocar en ese escenario desde su actuación con la legendaria banda británica en 1966.

descarga (7)

Los Beatles en el Budokan

La siguiente actuación programada en la gira internacional “Out There” de McCartney es el día 28 en Seúl. Pero parece más que probable que la suspenda y tome un avión privado hacia su casa en Nueva York.

Muchos fans empiezan a preocuparse por la enfermedad de Mc Cartney. Tokyo es definitivamente gafe para Paul.