CREER EN SLUMDOG MILLIONAIRE

Gran noche en los Oscars. La película de Danny Boyle ganó ocho oscars. Dos de ellos para su música, para confirmar el talento de A.R. Rhaman, el mozart de Bollywood, cosa que nos llena de orgullo, porque ya hace un par de años nos habíamos fijado en su talento.
Además, el tema Jai Ho con el que logró uno de los oscars es el actual numero uno de la lista de favoritos de Plasticos y Decibelios, algo que nos llena de orgullo.
Es la demostración del talento de nuestro buen amigo Danny Boyle, un cineasta con  una sensibilidad especial por la música autenticamente exquisita. De ello, hemos hablado mucho con él, sobre la relación de la música con el cine.
Rhaman, además, demostró su valentía y talento, con una intervención en la ceremonia antologica. Amen de que la puesta en escena con las bailarinas indias y la percusión japonesa, Rhaman se atrevió a cantar sus dos temas nominados. además, con la maravillosa colaboración final de John Legend, que había cantado antes Down to earth, el tema de Thomas Newman y .
Gabriel se había negado a cantar, porque su intervención era corta. Gabriel estaba en la butacas del Kodak esperando el oscar, confiado en que funcionara el "lobby" judío. pero no funcionó.
El éxito de la pelicula es también una maravillosa bofetada a la industria de Hollywood, incapaz de hacer una buena película, sólo pendiente de un cine bochornoso de efectos especiales.
Es el triunfo de la magia del talento, aunque retorcidos como el crítico Jordi Costa, con el afanán de una precaria notoriedad, salpiquen a la pelicula como la herencia del colonialismo británico, con lo que demuestra que es un amargado con innumerables complejos o, simplemente, un agradecido de las multinacionales.