Dipak Rao, que trabajó para  entre 1992 y 2014, ha sido condenado a  11 años de cárcel , tras  una investigación por parte del Servicio de Insolvencia. Se probó que más de dos millones de euros cayeron en sus cuentas personales,  en dos empresas, Deep Purple (Overseas) Ltd y HEC Enterprises Ltd, entre 2008 y 2014.

El contable que ya tiene 69 años,  vive en Worcester Park, al suroeste de Londres, ocultó lo que había hecho asegurando que las transacciones no aparecían en las cuentas financieras y restringía el acceso a los estados bancarios de las compañías.

En noviembre de 2014  se cesó él mismo  como director de ambas firmas , que controlabann los derechos de autor de muchas de las grabaciones de la banda,  antes de entrar en la  administración del grupo en enero del año pasado.

El cantante Ian Gillan, de 72 años, el bajista Roger Glover, de 71 años, e Ian Paice, de 69 años, el batería, así como los herederos de Jon Lord, el tecladista que murió en 2012, demandaron a Rao en el tribunal superior sobre su gestión de sus asuntos financieros . El caso, que se cree que está en curso, es independiente de la investigación del Servicio de Insolvencia.

El grupo se convierte en una más de las últimas estrellas de la música en ser robadas por sus contables. Leonard Cohen demandó a su ex gerente Kelley Lynch en 2005, alegando que había robado  5 millones de dólares de sus cuentas personales. La corte encontró a su favor y ordenó a Lynch que le pagara casi diez millones. Los Rolling Stones demandaron a su ex gerente, Allen Klein , en una larga disputa legal que finalmente se resolvió fuera del tribunal. A Sting, el suyo , le robó hasta seis millones de libras esterlinas.

Después de lanzar su vigésimo  álbum, InFinite, en abril, Deep Purple están  con su gira The Long Goodbye.