LOS CONCIERTOS HISTORICOS DE KRAFTWERK EN EL MUSEO DE ARTE MODERNO DE NUEVA YORK

Con motivo de los históricos conciertos de en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, donde David Bowie ha sido nombrado padrino de los mismos, recopilamos varios artículos que JULIAN RUIZ escribió sobre el misterioso grupo de Kling Klang.

Cerca de la estación de Dusseldorf , más o menos capital del cinturón industrial de la cuenca del Rhin, se encuentra Elektro Muller, con una puerta de persiana metálica .  Dentro  hay un patio general de un edificio con varias puertas. Es un lugar gris, ascético , huele de una panera especial, pero no precisamente a incienso, aunque hasta hace muy poco era el “vaticano” de la música electrónica.

Pero, ahora, la peregrinación fanática al numero 16 de la calle Mintroptasse de Dusseldorf se ha detenido como en un túnel ingrávido . Hubo una vez que allí estaban ubicados los famosos estudios Kling Klang , poco más o menos que los estudios Abbey Road de la música electrónica, ya que desde mediados de los años setenta los Kraftwerk , también llamados machaconamente  los Beatles del tecno, grabaron obras maestras de la música contemporánea como Autobahn,  Radioactivity, Trans- Europe Expreess ,The Man Machine y Computer World .

En la devastadora anarquía financiera  actual resulta que todas las grandes obras de los Beatles, Pink Floyd , Queen y los mísmisimos Kraftwerk están en manos de un banco , que se lo quiere vender a Universal.

Si en el caso de los Beatles, ya sólo quedan Paul y Ringo, en el caso de Kraftwerk ya sólo queda Ralf Hutter . Hace año y medio , Florian Schneider , el hijo del famoso arquitecto germano Paul Schneider , heredero sentimental del estilo Bauhaus , decidió dar por finiquitada su colaboración con el grupo, tras 40 años de amistad y lealtad con Ralf.

Un episodio  dramático y posiblemente la muerte del único grupo ejemplar que carecía de raíces anglo-sajonas.  Cuando empezaban Kraftwerk, en el año 1969, justo ene se tiempo,  John le decía a Paul que los Beatles habían muerto.

Hay muy pocos grupos  que resistan una comparación con los Beatles. No tienen nada que ver en la imagen ni el sonido. Sin embargo, ambos han capitalizado estilos imposibles sustraerse a ellos en la música moderna. Kraftwerk fundamentaron el futuro de la música con su extraño minimalismo a base de melodías simples, ritmos sincopados o eléctricos y tecnología futurista.

Todos las grandes empresas japonesas  de electrónica fabricaban durante los años setenta y ochentas  sintetizadores específicos para ese extraño y enigmático duo de Dusseldorf . Incluso nació en Tokio un grupo a su imagen y semejanza, la llamada Yellow Magic Orchestra , donde el líder era Ryuchi Sakamoto.

Un sorprendido John Lennon acudía en abril de 1975 a comprobar el “milagro” alemán que había conseguido el numero uno de las listas de ventas con un álbum de música electrónica e hipnótica llamado Autobahn. Lennon vivía en el edificio neoyorkino Dakota, situado una pocas calles abajo del teatro Beacon donde pudo comprobar que nacía otro tipo de psicodelia . Kraftwerk se adelantaban de su tiempo y del resto del mundo . Durante 25 años inventaron géneros a los que ahora llamamos “house”, “techno”,”trance”,”trip –hop”,etc..

El divorcio entre Ralf y Florian  ha confiscado los viejos estudios Kling Klang , ahora situados al norte de Dusseldorf , en una zona industrial ,más amplia y donde Ralf asegura que ya está grabando un nuevo álbum de Kraftwerk que será revolucionario, con tres nuevos miembros que han tratado de revitalizar esta Central Energética , que es la traducción castellana exacta de Kraftwerk.

Ralf nos conoce desde hace muchos años ,desde los tiempos de su vieja pasión por el ciclismo y su tema Tour de France. Si se le pregunta que ha ocurrido con Florian casi contesta con monosílabos. “No, no echo de menos a Florian . Las cosas se terminan. Ya está. Lo siento. No me preguntes más sobre ese tema. Podemos discutir sobre nuevos aparatos, nuevos sonidos, pero hay que dejar el tema de Florian”.

Y así se queda. Cuando ellos quieren son simplemente inaccesibles, introvertidos, excesivamente encerrados en un mundo muy kantiano.”El futuro es todavía brillante. Hay muchas cosas por hacer. Siempre hemos dicho que Krafwerk son como el coche Wolkswagen , pero en Electro. Somos parte de una nueva cultura. Estoy de acuerdo cuando recuerdan que nosotros, junto con artistas como Can  y  Tangerine Dream hemos tratado de que no se perdiera parte de esa cultura alemana autóctona de los arquitectos de Bauhaus o las ideas de los films de Fritz Lang”.

Kraftwerk siempre han huido del estilo de las armonías del rock o las armonías del pop anglosajón. Y,encima, esas armonías se desarrollaban aún más en el caso de Ralf ,  al ser pianista de conservatorio y acérrimo seguidor de las armonías y acordes de Franz Schubert.yY también en las ideas de Florian ,con  música para flauta con toques de Mozart . Todo eso convirtió  a Kraftwerk  en algo muy diferente . “Alguien dijo sobre nosotros que esa especia de sinfonía electrónica llamada “Autobahn” era como la Sinfonía del Nuevo Mundo para la música contemporánea. Pero lo cierto es que si David Bowie no nos llega a conocer durante un concierto nuestro en Colonia y empieza a decir que Kraftwerk era su grupo favorito , no sé donde estaríamos ahora mismo. Le debemos mucho a Bowie. Y, encima va y nos dedica, esa canción a  Florian Schneider , llamada “V-2 Schneider” en su álbum “Heroes”.

Ralf Hutter asegura que Kraftwerk nació de la filosofía del “individualismo” del dramático escritor Wilhelm Raabe :”Cuando nos conocimos Florian y yo estábamos empapados de la línea de los “Einzelganger “, solitarios, mágicos .Eramos Mr. Kling y Mr. Klang . Y ya sabes que dos individualistas producen el doble fantasmagórico de una persona vida. En alemán se dice dos “Einzelganger” producen un “Doppelganger”.

Acerca de la palabra Kraftwerk tiene una forma de opinar bien distinta:”Para vuestro mundo la palabra “energía” tiene un distinto significado que para el nuestro. Para vosotros significa algo “muy fuerte, poderoso”.Para nosotros es más una presencia. Todas las formas de energía. Ya sea mental, intelectual o eléctrica . Toda ella repercute en nuestra música”.

Cuando le digo ,porque durante treinta años han jugado al hermetismo, al misterio, al enigma Kraftwerk, que tenía como apología la leyenda de que en los estudios Kling Klang no había ni teléfono ni fax ni ordenadores , cuando no era cierto, Ralf  sonríe :”Bueno, eso sólo lo sabiaís unos pocos”.