El próximo día 23 de marzo, finalmente, la Comisión Europea sobre la Competencia decidirá si es legal la compra de  por parte de . O, por lo contrario, la compra rebasa la competencia y se convierte en casi un monopolio para Universal.

Esta decisión se tomará gracias al acuerdo el pasado viernes en Bruselas, entre las tres partes. Es decir, el banco Citibank , propietario de la EMI, la gente de Vivendi que es propietaria de Universal y la Comisión europea de la Competencia.

Para Citibank la operación de recibir 1.9oo millones de dólares por parte de Vivendi no va atener ningún problema. Pero Vivendi que es quien paga no está tan segura, porque si la Comisión Europea no aprueba la operación , Vicendi y Universal perderán decenas de millones por la operación de crédito , de dinero en prestamo para poder hacer la operación.

Con la compra, los ingleses ya no tendría una compañía de discos. Sólo tendrían los japoneses con Sony, los franceses con Vivendi-Universal y los más pobres, los Estados Unidos, con Warner Music. Un disparate.

Para IMPALA, el grupo de sellos indespendientes, la aprobación sería la confirmación de  un monopolio absoluto, porque Universal tendría el 5o por ciento del mercado discográfico de la Unión Europea.

Uno reza para que haya justicia y dignidad y que la Comisión Europea no permita la operación. Ya está bien de pisotear absolutamente todo.