cp1000Nadie se lo esperaba. De repente, hoy, a finales de este sombrío mes de febrero, nos adelantan un tema nuevo, que se supone es un adelanto de su sexto álbum. Se llama ‘Midnight’.

La verdad: no esperaba mucho. Lo oigo y me quedo perplejo. Me quedo como conmocionado. Noqueado. Más que sorprendido, la palabra es estupefacto, como si estuviera dormido y me pegasen una enorme bofetada.

Tiene tanta calidad, tanta sónica revolucionaria, tanto talento que son pocos los temas que al escucharlos me han proporcionado el instantáneo deseo de escucharlos, escucharlos y escucharlos, hasta mil veces. Porque como decía Kubrick al arte no hay que entenderlo de inmediato. Se necesitan varias capas de comprensión y el arte  nunca hay que darlo explícito.

Recuerdo cuando escuché ‘Strawberry Fields Forever‘. Me atrajo hasta donde no lo podía creer.

_DSC6574

‘Midnight’, francamente, es una obra maestra de Chris Martin, una revolución absoluta en Coldplay.

Desde que lo conocí supe que tiene un inteligencia musical absoluta, misteriosa, la de un pequeño genio, pero como genio, muy modesto y accesible.

Chris Martin sabía que “Mylo Xyloto” era como un tiro al aire, autocomplaciente. El arte es riesgo. Martin siempre lo ha asumido.

‘Midnight’ es riesgo, vanguardia, acierto y calidad. Chris sabe que su voz puede cansar. Suena demasiado a Coldplay. Y eso es lo que les ha pasado a muchos grupos. Aburren.

Martin sabe que el “auto-tune” es el milagro de la voz en este siglo XXI. Con el “auto-tune” se ha reinventado a su voz, a él mismo, a Coldplay.

Jon Hopkins ha sido decisivo. Desde hace un lustro, como programador y maestro de la electrónica,  ha guiado a Coldplay por rutas maravillosos. Poder trabajar con Jon ha sido lo mejor para Coldplay de su relación con Brian Eno, porque John empezó como ayudante de Eno.

El auto-tune es el milagro de Kanye West, de James Blake, de Lorde, de Broods, de Chet Faker. En manos de una voz como la de Martin el fenómeno se pultiplica por mil veces.

No paro de escuchar ‘Midnight’ y cada vez descubro algo nuevo. Maravillosa canción. Gracias, Chris por hacernos creer una vez más en la música.

Por cierto el video de Mary Wigmore, en el parque Griffith, en las colinas de Hollywood, con Los Angeles abajo, con rayos-x está a altura de la canción . Todo es maravilloso en ‘Midnight’, hasta el zorro del video.