recibieron abundante presión de sus propios fans para que no actuara el próximo en la final del programa tele-basura Factor X.

Muchos de ellos detestan que el grupo se vea envuelto en un programa que es una aberración y el desprestigio de todas las personas que aman la música.

El problema es que Coldplay puede que  firmaron ya ese  contrato de compromiso hace meses.

Encima con Leona Lewis y Michael Buble, mezclados y que no tienen nada que ver precisamente con la propia personalidad de Coldplay.

Bueno, mi opinión ya quedó expresada cuando me enteré que iban a aparecer en el programa. Nadie se cree que una actuación en Factor X puede aumentar las ventas de Mylo Xyloto, un álbum que se queda en el limbo.