Chris Martin asegura que las famosa pulseras de luces, manejadas por radio, les cuestan a Coldplay una autentica fortuna, pero que están atrapados en su propia invención para esta serie de conciertos en grandes estadios.

El líder del grupo dice que tratan de recolectar al final de cada concierto algunas de las pulseras, pero podrían tener problemas legales por reclamarlas cuando las han ofrecido gratis.

Otros de los problemas es que las pulseras luminosas están en fase experimental y muchas de ellas fallan al darse la orden por radio.

Por si fuera, poco la fábrica que las hace tiene problemas de fabricación. Las pulseras fueron inventadas por un diseñador de juguetes sexuales. Curioso.

Coldplay sufren el problema de  seguir la ruta que iniciaron los Rolling Stones hace treinta años, cuando inventaron las actuaciones en grandes estadios. Los costes se disparan. Pero así es para seguir con EL MAYOR ESPECTÁCULO DEL MUNDO.

De todas formas, reconociendo que siempre funcionan en directo para la fenomenología de colores en ‘Technicolor' que tanto gusta a Chris Martin, tampoco veo que sea una necesidad imperiosa para que un concierto sea mejor. Musicalmente, todavía hay mucho que mejorar en Coldplay.

Abajo, como funcionan en los conciertos del grupo.