Esta es posiblemente la canción que tuvo más éxito en el concierto de anoche en el estadio del Arsenal. Dos llenazos de Coldplay en Londres.