Tengo debilidad por este grupo de Long Beach. Sobre todo, porque hace mucho tiempo descubrí que la voz de Nathan Willet, el cantante, pianista y líder del grupo es única. Posee un acento digamos que muy especial, con esas melodías maravillosas que compone con ese toque “lennoniano”

Ahora, acaban de anunciar que su nuevo álbum, el tercero “Mine is yours” está totalmente terminado y aparecerá en enero del año próximo, porque saben que enfrentarlo a todas las novedades de estas Navidades es demasiado. Es luchar contra un gran contingente de marketing.

Dadas las dudas que surgieron con el segundo álbum, el semi-fallido “Loyalty to Loyalty”, esta vez las sesiones para el tercer album han sido larguísimas y muy presionadas por uno de los productores de moda, el arriesgado Jacquire King, que produjo a los Kings of Leon, a Norah Jones y tiene ese ´´album memorable de Modest Mouse a sus espaldas. Sabe darle el tino preciso a las canciones de rock pop.

Todo el grupo de está convencido de que acaban de terminar un  extraordinadio álbum. Más preciso, más interesante que aquella impresionante opera-prima, que contenía absolutos temazos como ‘We used to vacation' – pequeña obra maestra- , ‘Hospital beds' y ‘Robbers'.

Nathan dice que se ha casado, que casi se ahogan en alcohol para celebrarlo, pero que vuelvan a las actuaciones, tras la gira que hiceron con Death cab for Cutie.

Una espera lo mejor, porque este grupo es una pequeña debilidad.

Abajo, el impresionante ‘We used to vacation'.