27_forever_club_by_sbw1983-d38ai6z (1)A comienzos del mes de marzo de 1936, el “bluesman” Robert Johnson estaba desesperado ,desolado por la falta de fortuna ,dinero y reconocimiento. Estaba convencido además que no poseía el suficiente talento ni como guitarrista ni como cantante para seducir a las audiencias . Por supuesto, estaba enfadado con dios, irritado porque su querida esposa Caletta y su propio hijo estaban muertos.

Un buen día, alrededor de la medianoche , en el cruce de la Highway 61 con la 49, en Clarksdale , muy cerca de la Plantación Dockery, Robert invocó al diablo con una pequeña oración de encantación que había recopilado de un viejo esclavo .

Reclamó a Satán que le diera rapidez para que sus dedos pudieran bailar por su guitarra . Además,  que satánicamente  le proporciona la voz de los ángeles. A cambio, su alma sería propiedad del mísmísimo demonio. Desde aquella noche, Robert Johnson se transfiguró . Le cambió la expresión de su rostro y cuando cantaba  rompía con una voz quebrada, expresiva que se metía en tu alma pecadora como el propio diablo. Y sus dedos eran milagros acariciando su guitarra. Todo lo cuenta su compañero de fatigas de aquellos días,  Willie Brown.

Lo cierto es que pocas meses más tarde grababa sus primera canciones en el Gunter Hotel de San Antonio, en Texas. Se lo había pedido el productor de blues Don Law. Johnson grabó diecisiete canciones el 23, el 26 y el 27 de noviembre de 1936 . Grabaciones en una sóla toma. Johnson hizo una segunda grabación al año siguiente , en el edificio del sello discográfico Brunswick Records en Dallas, Robert grabó doce canciones más para el mismo productor los días 19 y 2o de junio de 1937. Pero  este nuevo apóstol del diablo no volvió a encontrarse jamás con su mentor y sólo tenemos como referencia sonora esas 29 canciones.

club271

CLASICOS A LOS 27 AÑOS

Son auténticas joyas de la historia del blues, de la música y fuente de inspiración de Eric Clapton , con su versión de “Crossroad blues” para los Cream  , tema en que Robert invoca al diablo y que se dice que es el nudo gordiano de su contrato con Satán. Los Rolling Stones se firmaron ellos mismos “Love in vain” para su album “Let it Bleed”, cuando en realidad era la canción de Robert Johnson. Pero de esas 29 canciones que no se han perdido , también hay otros clásicos absolutos y obras maestras como “Sweet Home Chicago” , “Rumblin on my mind”, “Terrsaplane Blues” , que se la apropiaron Led Zeppelin, “If a had possesion over Judgment Day”, etc..

Robert Johnson murió cerca de Greenwood Missisipi , el 16 de agosto de 1938 . Tenía 27 años. Hay muchas teorías sobre su muerte. pero la más cimentada es la de que Johnson fue asesinado por un marido cornudo , que le metió estrictina en su botella de whisky , como venganza por haber seducido a su esposa. Esa es la versión de su amigo , el otro gran “bluesman” Sonny Boy Williamson.

No se sabe donde enterraron a Johnson. Hay tres versiones diferentes. La primera asegura que Robert está enterrado en la iglesia bautista de Mont Zion, muy cerca de Morgan City. La segunda versión la situan en Quito , en el Missisipi, en la Payne Chapel. Una tercera versión más reciente y más probable es que la tumba está situada cerca de un enorme arbol en la Little Zion Church, al norte de Greenwood , donde murió , en un lugar llamado Money Road. La CBS-Sony , propietaria de las veintinueve canciones ha puesto una placa en ese lugar.

SATAN A LOS 27

Así que Satanás tan sólo le proporcionó dos años de pequeños éxitos locales, amantes fugaces y varios días históricos para grabar su legado. Poco tesoro para haber vendido su alma al diablo, como decía Keith Richards.

Cincuenta y ocho años más tarde, Wendy Fradenburg Cobain O´Connor , la madre de , el líder del grupo Nirvana, que se acaba de suicidar, le decía al diario “The Daily World” de Aberdeen, de Washington: ”Ahora Kurt se ha unido a ese estúpido club de músicos muertos con 27 años, con el que solía estar obsesionado, a pesar de que yo le decía que se olvidara de esas tonterías”.

Pero diecisiete años después, al mediodía de  un sábado 23 de julio del año 2011, una nueva víctima se unía al ya famoso Club 27 y la presumible leyenda de su Maldición. Ni más ni menos . También con 27 años. Se magnificaba aún más lo que ya se llamaba Maldición del 27, Forever 27 Club o Eternal 27.

Los personajes más famosos del club se llamaban (muerto el 3 de julio de 1969), (18 de septiembre de 1970), (4 de octubre de 1970), ( 3 de julio de 1971), Kurt Cobain (5 de abril de 1994) y Amy Winehouse ( 23 de julio de 2011). Pero biógrafos, expertos del Club 27 añaden a esta lista por supuesto a nuestro Fausto favorito, Robert Johnson, que fue el primero e incluso Richey Edwards, guitarrista del grupo galés Manic Street Preachers , que parece que se suicidó arrojandose al vacío del Río Wye, en  el Severn Bridge , al norte de Bristol, un puente frecuentado por los suicidas de la zona. Richey desapareció el 1 de febrero de 1995.Tenía 27 años.  Su cuerpo todavía no se ha encontrado.

Todas sus muertes tiene un denominador común. Todas ocurrieron en misteriosas circunstancias. Hasta la fecha pervive la  especulación , la controversia, entre el asesinato inducido, el suicidio, la muerte circunstancial y hasta la intromisión del diablo. Como decía Friedich Nietzsche , el numero 27 siempre estaba muy ligado a la más terrible definición de la astrología numérica.

slide-1-728

Bueno, todos damos por descontado que esta apariciones de camino al infierno se producen por la salvaje irrupción de la forma de vida en el rock. Alcohol,drogas o la más famosa de las frases:”Sexo, drogas y rock and roll”. Aunque en la larga lista de cuarenta personajes del rock relacionados con el rock también se dan otras circunstancias ajenas al suicidio, pero destinadas a morir con 27 años. Por ejemplo, Malcolm Hale del fenomenal grupo Spanky and Or Gang de los años sesenta, murió con 27 años, gaseado accidentalmente. Leslie Harvey , de los escoceses Stone The Crows murió electrocutado en la escena. Hasta Roger Lee Durham , del modesto grupo Bloodstones murió a consecuencia de la caída de un caballo. Algunos otros fueron incluso asesinados con tan sólo 27 años. por ejemplo, Mia Zapata, de la banda de punk de Seattle, llamada Gits. Mia fue asesinada . Todavía no se ha resuelto el misterio.

EL EXTRAÑO CLUB

El Club 27 fue incluso asaltado como luz inspiradora para crear nuevas canciones. Hay temas de artistas como Fallout Boy, Biffy Clyro y la Dave Mathews Band que tiene ese club como sujeto principal de las canciones. Incluso se conoce una banda de rock de Boston que , simplemente, lleva el nombre de Club 27. Una maldición, una club exclusivo que viaja hacia las puertas del infierno.El suicidio no es abominable porque Dios lo prohíba: Dios lo prohíbe porque es abominable. Pero, obviamente, cada suicidio es un sublime poema de melancolía. El más bello.