como Liz Taylor, en la película Cleopatra. Una inteligente operación para demostrar a todos que ella era la autentica reina.