generó tal furor en todo el planeta que se su videoclip se ha convirtido en el más visto en la historia de YouTube, batiendo el récord en tan sólo 204 días y destronando a la hasta entonces favorita durante los últimos cinco años, “Gangnam Style”, del cantante surcoreano Psy.
Pero la pegadiza canción de los puertorriqueños rompió un segundo récord: su video fue el primero en alcanzar 3.000 millones de vistas y el único en la historia de la plataforma de Google en llegar a los 4.000 millones y sigue sumando.

La medalla de bronce de YouTube se la lleva otro éxito latino, “Mi Gente”, que alcanzó los 1.000 millones de vistas en tan sólo 103 días, el cuarto más rápido en la historia.
El colombiano J. Balvin grabó entre Medellín y Miami el video que ilustra la canción.
La canción que destronó a “Despacito” como la más escuchada en internet en todo el mundo y también es en español

Los videoclips del cantante colombiano Maluma son controvertidos pero altamente populares. Otro colombiano, Maluma, está un puesto por debajo de Balvin.
Su videoclip de la canción “Felices los 4” fue uno de los diez más rápidos en la historia de YouTube en sobrepasar los 1.000 millones de vistas.
Aunque no fue tan polémico como el de otro de sus éxitos musicales de 2017, “4 babys”, al que algunas voces feministas tildaron de “absolutamente denigrante”.


Cuatro videos de Maluma superaron los 1.000 millones de vistas, incluidas sus colaboraciones con Shakira y Ricky Martin.

El video oficial del tema “El amante“, del estadounidense de origen puertorriqueño y dominicano Nicky Jam es el séptimo en la lista.
El cantante de reggaetón ya tiene dos videos con más de 1.000 millones de vistas y su canal alcanzó este año los más de diez millones de suscriptores.

El único , español Enrique Iglesias cierra el ranking con”Súbeme la radio”. Pero toda la producción videográfica es latino norteamericano.

Su canal de YouTube ya tiene más de 12,6 millones de suscriptores y 9,7 millones de vistas.

Hay algo muy claro. la populación latina crece en Estados Unidos en progresión geomética y la norteamericana de los “wasp” no resiste esa natalidad