Marta Ortega , la hija del dueño de Zara y Carlos Torretta culminaron la celebración de su boda , nada menos que con el  cantante y pianista inglés  Jamie Cullum y la hija de Ravi Sjankar, la exquisita  Norah Jones y el broche final de Chris Martin de .

Sólo las actuaciones para la boda costaron más de dos millones de euros. Es decir, un torpedo de flotación a una firma como Zara, cuyos dueños siempre han alardeado de humildad de prudencia. Pero ha llegado esa especie de “playboy” de los caballos , el novio, de padre argentino, Carlos Torretta y ha empezado a gastar dinero como si fuera suyo. Bochornoso y de vergüenza ajena. Un despilfarro de nuevos ricos. 

CHRIS MARTIN Y EL DINERO PARA TOCAR EN LA BODA DE LA HIJA DE ZARA

Jamie Cullum interpretó al piano versiones de temas delos  Beatles, Rihanna, el ‘Shake it off’ de Taylor Swift y el ‘Everlasting love’ de Carl Carlton, entre otros. También al piano, Norah Jones ha tocado alguno de sus grandes éxitos, como ‘Come away with me’.

El postre lo puso Chris Martin,  que puso a bailar a los novios con el tema, “All I can think about is you”, pero hizo  varios temas, como “Yellow”, una canción que la pareja disfrutó con un emotivo baile. Y por supuesto no pudo  dejar de interpretar “Viva la vida”, ya que cobraba un millón de euros, con el silencio de su jefe de prensa. Era ganar dinero por poco trabajo. para la boda de unos nuevos ricos.

CHRIS MARTIN Y EL DINERO PARA TOCAR EN LA BODA DE LA HIJA DE ZARA