Rectificar es de sabios y Chris Martin, por fín, ha rec0nocido que se equivocó profundamente poner el nombre de Mylo Xyloto al último álbum de Coldplay.

Advirtió que nadie lo entendió, y, ahora él, tampoco. Lo ha calificado como una tontería y un tiró a su propio pié.

Martin reconoce que quizá se sintió sobrepasado por la responsabiliad ya que “Viva la Vida” era algo sensacional como nombre y una justa respuesta al cuadro de Delacroix. Pero hay que advertir que muchas decisiones equivocadas se tomaron en el año 2011.

Chris Martin, coleccionista de chicas, se ha mejorado a sí mismo, ya que ha metido otras dos más para su gira inglesa y europea.

Esta vez, además de Marina Diamantis, también ha incluido a la sueca Robyn y Rita Ora. Esta última kosovo-albanesa, es un autentico bombón, con voz de mezzo-soprano, además una de las actrices con futuro. ¿Querrá Martin poner un harem musical?.