Al final, Wayne  Coyne se salió con la suya y convenció a Chris Martin para que cantara este tema con los Flaming Lips, con la excusa del Record Storey day.