charles-aznavour-regresa-madrid-treinta_tinima20150329_0108_5 , que nació en París, en el año 1924, con un padre que fue cocinero armenio, cocinero del Zar Nicolás,  regresó a Madrid para ofrecer un concierto en el Palacio de Deportes, el 31 de enero de 2017, cuando ya estaba más cerca de los 93 que de los 92 años .

Con una andadura musical longeva como pocas, que empezó siendo apenas un niño y comenzó a tomar forma en los cuarenta junto a Pierre Roche, Aznavour se lanzó definitivamente en los cincuenta como compositor e intérprete gracias a la inestimable ayuda de Edith Piaf.

“Ella fue muy importante no ya en mi carrera, sino en mi vida personal.  Tuve una fuerte amistad con ella. Como tengo esta naturaleza curiosa, tener un contacto tan cercano con Edith me hizo aprender un montón de cosas”.

Y añade, primero entre sonrisas y finalmente aportando solemnidad a sus palabras:

Ella solamente daba consejos a sus amantes y yo aprendía observando y escuchando. A mi no me tenía que dar consejos porque yo no era su amante. No ha habido en Francia otra artista como Edith Piaf”.

Tras un breve instante de reflexión, apostilla que “quizás haya” otra artista en ciernes en Francia que podría acercarse, pero acto seguido descarta hablar más al respecto:

Dependiendo de quienes estén con ella podremos ver en el futuro si va a lograr convertirse en una especie de segunda Edith Piaf. Pero tampoco quiero compararla”.

Charles Aznavour ,cuyo nombre real es Shahnour Varinag Aznavourian bromea al confesar que llegó un momento, ya hace algunos años pero sin concretar una fecha, en el que su mujer le dijo que “era hora de dejarlo” y bajarse del escenario. Pero él no pensaba igual.

1232181-exclusif-charles-aznavour-dans-sa-950x0-2

Y contesta:

Yo nunca me he bajado del escenario, es donde he estado siempre. Incluso cuando mi mujer me dijo que era hora de bajarme y yo lo que hice fue probarle que todavía podía hacerlo”, recuerda, para después ahondar un poco más en la cuestión: “Si me bajo del escenario me muero, eso le dije, así que me respondió que continuara y no ha vuelto a decirme nada de que me retire”.

Y agrega Aznavour que si la gente piensa que artistas como los Rolling Stones o Paul McCartney, por ejemplo, “ya no tienen edad” para estar en el escenario, lo que tienen que hacer es:

No ir a sus conciertos o no fijarse en ellos para criticarles. A mi no me importa la edad de un artista, lo que me interesa es lo que propone”