y su marido Dave Furnish antes de la ceremonia, donde se creían triunfadores y presumiendo de haber cantado con Lady Gaga en el tema nominado. Ganó luego Madonna.