DAVID BOWIE Y LOS RECUERDOS DE SU MANO DERECHA CARLOS ALOMAR

hqdefault

 

Desde mitad de los setenta Carlos Alomar fue el «jefe» de los guitarristas de , una vez que Mick Ronson fue lanzado como artista en solitario.

Se ha dado a conocer un extracto de en el que Alomar recuerda como fue su relación artística con Bowie.

El primer LP de David en el que puede escucharse la guitarra del portorriqueño es en «Young Americans» de 1975, pero Alomar está en otros 11 álbumes posteriores, publicados entre 1976 y 2003. Ha sido el guitarrista que más tocó con él, tanto en estudio como en directo.

Lo primero que ha admitido Alomar en su escrito es que no tenía ni idea de quién era cuando le conoció en 1974:

«Tenía el pelo naranja y era blanco; ¡Yo tenía un afro y era negro!».

 

article-2325595-19cfef89000005dc-613_634x440

 

«Lo primero que hice fue decir: «Ven a mi casa, tener algo de comida y vamos a hablar, porque era un tipo curioso, era interesante, y no era el tipo habitual de chico con el que estaba acostumbrado a trabajar. Lo siguiente cosa que supe me llegó en una invitación».

«Nos intercambiábamos como músicos, pasábamos un buen rato. No me pedía nada. Era así de ‘cool’.»

 

carlos

 

Además de recordar como conoció a Bowie, también relata su encuentro final con él el año pasado:

«Vi a David en la fiesta de cumpleaños de Tony Visconti el año pasado, y él estaba muy, muy delicado. En retrospectiva, puedo ver lo que sucedía… Hablamos de los viejos tiempos, y fue bueno hablar de cosas, sanar viejas heridas, recordar y disfrutar de nuestro tiempo juntos. Y ahora sé por qué estábamos juntos de nuevo. Ahora entiendo que todo era un adiós, ¿sabes?».

«Fue un momento para celebrar y estar contentos de estar juntos. Cuando suceden cosas así, tomas el momento como es. Sin embargo, en retrospectiva, cuando te fijas en el el cuadro general a vista de pájaro, caes en la cuenta de que se trataba de un adiós. Es ese momento icónico en el que eres capaz de ver a un amigo y decirle adiós, pero no de una manera triste. Simplemente, «hablaré contigo más tarde» y que no tenga por que ser condenadamente mórbido».

 

bowie22

 

Alomar concluye reflexionando sobre cómo la curiosidad natural de Bowie por la vida le hizo tan especial:

«Parte de lo que hizo a David tan especial era que él era un oyente y tenía curiosidad. Toda gran ciencia, todos los grandes científicos, todas las grandes personas como esas, creo que nunca superan su infancia. Un niño no tiene miedo sobre lo que quiere saber, lo que está a la vuelta de la esquina. Quiere tocar esa estufa caliente, quiere saber por qué es ese fuego tan brillante. Sabe que se va a quemar pero no puedes decir a un niño que no gire una esquina».


 

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. María Bonet dice

    Gracias como siempre, os un placer seguiros.

  2. Anónimo dice

    3.5

  3. Anónimo dice

    3

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.