Sigue la luna de miel del matrimonio de Carey Mulligan con su esposo Marcus Mumford, que también puede dedicarse al amor, porque el segundo álbum de Mumford and Sons está terminado.