Una desconocida Carey Mulligan  no quiso fotografiarse en el “photo-call” , con su reciente esposo Marcus Mumford. Sólo se dejó una foto con él, con Florence Welch , que estaba también en la gala de la moda en el Metropolitan de Nueva York.