Paul besa a Yoko

Era una esplendida mañana de octubre en Londres. Sin embargo, un toque de “fiebre amarilla” parecía contagiarse en el ambiente. Hasta los mal llamados periódicos “tabloides”-ahora casi todos los son, hasta el Times– , habían devorado con ferocidad el “sushi” japonés que , la “viuda eterna” de les había proporcionado con unas picantes declaraciones, ridiculizando a  Paul Mc Cartney, durante la entrega de los premios más famosos de música en el Reino Unido.
Un “torpedo” increíble a la línea de flotación del submarino amarillo de Paul Mc Cartney. Puro sensacionalismo. Magnífica “prensa amarilla”. Pocas horas después del trance,  me veía con la autentica emperatriz Yoko en la más maravillosa suite del majestuoso Hyde Park  Hotel, recientemente llamado Mandarin,  adquirido por el capital chino; dinero ,dinero, también, amarillo.
El aspecto de Yoko es espectacular. Increíblemente conservada a sus 76 años, escote incluido, andaba descalza, nerviosa, organizando el lugar más adecuado por la entrevista. Le recuerdo una primera entrevista en Barcelona y otra en Valencia y hablamos, enseguida, naturalmente, del tema del día.

– La que has montado con tus declaraciones. Es como si hubieras vuelto a desenterrar los viejos huesos de los Beatles.
– Pero si te das cuenta, yo ni he mencionado a Paul. Sólo he dicho la verdad. He recordado aquellas noches de angustia, de depresión de John, cuando no grababa y se sentía marginado. Y obsesionado de que se hicieran muchas versiones de las canciones de Paul y muy pocas de las suyas. Simplemente, le reconfortaba al decirle que sus canciones no eran tan fáciles, tan de “moon-june-spoon” (método de componer música primario) y que tenían otro tipo de calidad.
[ad#adsense-250×250]– ¿No crees que has herido a Paul?.
-No. Cada uno que se lo tome como quiera. Yo no me voy a quedar para siempre como la enemiga número uno de Paul. El propio John, al final, en los Beatles, no le aguantaba. Le afectaba su prepotencia, cuando se hizo pasar como el amo del grupo.

LA ENEMIGA DE PAUL

– A ver, explica eso, ¿Paul pasaba por  ser el amo de los Beatles?.
– Te voy a contar una cosa que hasta ahora me la he callado, pero es la pura verdad. A la muerte del manager Brian Epstein, unos meses después, Paul se hizo pasar por el líder del grupo, el amo, el que decidía. Me acuerdo que cuando se presentaba Paul con su primera mujer, Linda y la hija de esta, Heather, John decía: ”míralos, aquí llegan, la familia real, pavoneandose”. John estaba muy dolido, porque Paul quería robarle su liderato. El grupo que John había creado, su grupo, pesara  lo que le pesara a Paul. A finales de los sesenta no podía verlos.

– Y, luego, en los años setenta, ¿es verdad que Paul llamaba y tu le escondías sus llamadas o no aceptabas que pasara por vuestra casa en Nueva York?.
– Si me dices que lo hice un par de veces con Mick Jagger, que era un pesado, lo tengo que admitir, pero con Paul, jamás. Yo sabía que era su amigo de toda la vida. De hecho, estuvo varias veces en los Dakota, hasta que John le tuvo que decir: ”no puedes presentarte aquí cuando quieras, sin avisar, sin llamar, como si fueramos los críos de antes”. Eso le sentó  muy mal a Paul y, otra vez, me echo a mí la culpa.

– ¿Qué tal te llevas con Paul en estos momentos?.
– Nada bien. Ya lo sabes. Sigue obsesionado conmigo. Creo que está seguro de que yo soy la culpable de todo lo malo que le ocurre a él con relación a los Beatles. Y, mira, te voy a contar otra cosa que no lo sabe ni él, porque una vez más me echa a mí la culpa, como siempre. No hace mucho, pidió en Apple el permiso para utilizar algunas de sus canciones de amor que había escrito en tiempos de los Beatles para una nueva recopilación. ‘Yesterday’, ‘All my loving’, ‘And I love her’, ya sabes, ese tipo de canciones. Y como siempre que hay algo de los Beatles de por medio es imprescindible que exista un consenso de las cuatro partes. Pues, bien, antes de que me preguntaran a mi para conceder el permiso, Ringo ya había dicho que no. Ringo, ¿has visto?. Es decir, que una vez más se columpió, porque inmediatamente le dijo a Neil Aspinall que yo era la culpable del fracaso del proyecto. Yo soy la única culpable del fracaso de sus “canciones de amor”. Yo soy siempre su fracaso.

– ¿También Ringo fue quien paró la aspiración de Paul de que sus canciones se incribieran como McCartney-Lennon en lugar de Lennon-Mc Cartney como es lo tradicional?.
– Mira, está absolutamente obsesionado con que ‘Yesterday’ lleve la firma de John. No lo puede asimilar.
(Ese era el momento preciso para contarle a Yoko la penultima anécdota de Paul con ‘Yesterday’. La del pianista de Roma que ante las narices de Paul presentó la famoso canción como una obra de John). Una vez oida la anécdota, Yoko echa su cuerpo hacia atrás y se muere de la risa.

– ¿Entiendes ahora a Paul?.
– Yo no tendría ningún problema es cambiar el orden de los nombres en la firma de sus canciones. Siempre que lo hablara con John. Pero, simplemente, John no está aquí. No sabemos lo que pensaría y si querría. Así que no hay nada que hacer. Paul no puede pretender escribir de nuevo la historia de los Beatles.

– Pero el caso es que pienso que,  en el fondo, Paul te ve como una cuñada perversa. ¿No es cierto que escribió una canción especial que le pedistes?.
– Mentira, pero si nunca la escribió. Se iba a llamar ‘Hiroshima sky is always is blue’. Nunca la hizo. Quiso ayudar, porque ya me había sacado a mí la maqueta  que hizo John de ‘Freed as bird’, que luego serviría para la antología de los Beatles. Hasta en las mejores familias, incluso entre hermanos, hay peleas. No conocemos todos mucho.

– Cambiemos de tema. ¿Has trabajado mucho en esta colección de temas que has sacado de John?.
– Bastante, por no decir que mucho. Me encantaba el título de “Working class hero”. John siempre fue un héroe de la clase obrera. Hemos vuelto a remezclar canciones como ‘Imagine’, ‘God’ y algunas otras. Una vez más lo hemos hecho en Abbey Road . Y nos emocionabamos con la voz de John que se te mete muy dentro, en el alma.

ALMA ESPAÑOLA

[ad#tradedoubler-300×250]– Es curioso ,pero tienes “emociones mixtas” con España. Te casastes con John en Gibraltar, casi os meten en la carcel en Mallorca…
– Es verdad, es verdad. Sé perfectamente lo que me quieres decir, que los españoles seguís reclamando el Peñón como algo español. Pero era el único lugar del Reino Unido donde nos dejaban casarnos. Lo de Mallorca fue peor. Por mi culpa nos vimos encerrados en una comisaría de Mallorca y acusaban a John  de secuestrar a mi hija Kioko. Horrible. Pero hay algo más interesente sobre “mi lado” español que jamás había contado y que te lo voy a descubrir a ti por primera vez en mi vida.

Casi me deja perplejo, porque en sus últimas palabras incluso había bajado  el tono de voz poco a a poco,como si me quisiera contar un secreto al oido. Incluso se acercó más a mí y al micro que grababa la conversación.

-Verás, aunque te parezca increíble, aunque no te lo creas, yo tengo sangre española en mis venas. Seguro. Te voy a contar la historia. Mi abuela se llamaba Eisuke Ono, igual que mi madre. Un día en casa de mi madre, mi abuela nos contó que nuestra familia había tenido una historia emparentada con un marino muy famoso español no sé de que siglo -podría ser el sigloXVII-. Mi abuela nos vino a decir que un español había dejado embarazada a una mujer de nuestra familia. Uno de nuestros antepasados. No habló de un tan Philip. No sé, no sé como se dice en español. Yo me quedé tan sorprendida como tu, ahora que te miro tu cara.

– ¿Y tú te sientas con cierto carácter español?
-Pues, no lo sé. Siempre se ha dicho que soy una mujer apasionada.

– ¿Sabes que en España, algunas bodas gays se pone tu tema ‘Every man has a man who loves him’?.
-¿De verdad?. Ya sabes que esa canción la escribí primero para las mujeres y, luego, para todo el colectivo de gays y lesbianas. Se convirtió en un éxito en las discotecas. Pero, ¿la ley no prohibe a los gays casarse en España?.

-No. Las bodas “gays” son legales en España.
-Me alegro muchísimo. La libertad es lo más importante del  mundo. Eso solía decir John.

SER JOHN

– John era más depresivo, ¿Cómo era John en casa, sin el peso de la fama?.
– Un ser encantador. Muy normal, sencillo, amante de todo lo que le rodeaba.

– ¿Quién se parece más a él de sus dos hijos?.¿Julian o Sean?.
– Sean es igualito que su padre. Tiene el mismo carácter, las mismas maneras de expresarse. Los mismos enfados. El mismo carácter.

– Se queja de su madre.
– Bueno, hay chicos que no se acostumbran a que su madre nunca esté en casa y sea muy trabajadora.

– Toda tu familia eran banqueros, ¿tu te crees una mujer de negocios?.
-No, no -esboza una sonrisa- .

– Pero, por ejemplo, John  siempre decía que tu llevabas todos los negocios.
– John siempre fue un desastre para los negocios. Nunca supo lo que ganaba o tenían. Pero para eso estaba yo.

– Y, ¿qué se hace con tanto dinero?.
– De todo. Hasta obras benéficas. Pero también cuesta que John siempre esté bien representado en  cualquier sentido.

– Tienes tu propia carrera como artista.
– Sí. Pero me ha dado tiempo a pensar de todo. He estado segura de ser la persona más odiada del mundo, la mujer que se “cargó” a los Beatles. Poca gente se ha puesto a pensar a la inversa. Puede que yo fuera una artista mediocre. Que mi música, mis cuadros, mis películas no les gustaran a nadie. Pero nadie se paró a pensar que quedé totalmente borrada del mapa por la personalidad de John. Nadie sabe lo duro que era ser la esposa de un beatle a finales de los años sesenta. Era mala para las mujeres, para los hombres, para los fans. Era la “dragon lady”. Insisto que  era muy duro ser la mujer de un beatle.

– De hecho, unos seis años después echastes de casa a John .¿Por qué?.¿Bebía?.
– Se volvió muy insoportable, muy neurasténico. Pensé que lo mejor era que se marchara de casa.

– Muchas veces  he pensado que tu eras su amante, su madre, su amiga, su banquera, su…
– (Yoko vuelve a echarse hacia atrás ,sonríe y sorbe un poco de te). Puede ser.

– También le echastes de casa un poco antes de que comenzarais la grabación del último álbum de John.¿Por qué?.
– Le dije que se fuera con Sean lejos de casa para que pudiera componer. Fue hasta Hong Kong. Estuvo con Bowie, de vacaciones con ambos hijos. Luego, en las Bahamas y trajo nuevas canciones compuestas.

– ¿Es cierto que el título del álbum “Double fantasy” lo tomó John del nombre de una especie de flor de las Bahamas.
– Exacto. Además es una flor preciosa. Bellísima. Allí compuso mi canción favorita, ‘Watching the wheels’.

– ¿No era “Imagine” tu álbum favorito?
– Sí, en conjunto. Ahora me gusta más, porque se me ocurrió que grabaramos en película todo lo que hacíamos en nuestra casa de Ascott. Lo filmado estuvo años en la “nevera” y ahora a todo el mundo le gusta la película “Gimme some truth”, que simplemente es la grabación de “Imagine” en película.

– Por cierto, sabes que Phil Spector pueden condenarle a cadena perpetua por el asesinato de una camarera?
– No tengo ninguna relación con ese señor. Creo que se ha vuelto loco. Bueno, hace muchos que está loco. Incluso a John le llegó a amenazar con una pistola.

EL TELON FINAL

– Y, ¿Mark Chapman?.(el asesino de John)
– No sé, no sé que decirte -(se pone muy seria, incluso se le desencaja la cara)-. Siempre intentaré que no le permitan  la libertad provisional. No me fío. No está tan loco como se ha dicho. ¿Sabes lo que creo?. Simplemente, quiso que lo conocieran. Un problema de personalidad.

– En diciembre, hará 25 años.¿Preparas algo especial?.
– No.no. Simplemente, está la memoria de John. Habrá gente delante de nuestra casa, en Central Park. En fín,la memoria de John sigue muy viva.

– Y, ¿tú?. ¿Cómo sobrevivistes a todo aquello?.
-A veces, pienso que no sé lo que me hubiera pasado de no tener a mi hijo Sean. A veces, lo pienso y no puedo entender el sentido de la vida. Eramos muy felices, John estaba loco con el disco, con su hijo, ilusionado con poder volver a Liverpool, a ver a su tía Mimi. Y, de repente, todo desaparece. Te lo quitan. Parece un sueño.

– Sabes que la última escena de la última película de Luis Buñuel es precisamente ese sentimiento. La desaparición de la felicidad instantáneamente. En el caso de Buñuel, a través de una bomba.
– ¿Me puedes conseguir esa película?.

– Sí, por supuesto.¿Adonde te la mando?. Bueno, claro a los Dakota. Que tontería.

LA VIRGEN YOKO

[ad#adsense-250×250]Yoko Ono tiene 72 años. Era el año  en que los japoneses conquistaban Manchuria y colocaban a Pu-Yi, el ultimo emperador chino como rey títere. Su abuelo era Zenjiro Yasuda,el banquero más rico del Japón, emparentado con el emperador nipón.
Yoko pudo ser educada en la Peers School, la escuela Gakushuin, sólo para aristócratas japoneses. Su padre fue director del famoso banco  imperialista Yokohama de las sucursales en San Francisco y Nueva York, antes de la segunda guerra mundial. Luego pasó en China cierto tiempo en un campo de concentración, mientras Yoko ,sus dos hermanos y su madre la multimillonaria Eisoko Yasuda , soportaban los bombardeos en el metro de Tokio.
Yoko se ha casado tres veces. En 1956,con el pianista japonés Toshi Ichiyanagi. Se divorció tres años después. En el 62, con el pianista de jazz americano Anthony Cox. Tuvó con él su hija Kioko. El divorció lo consiguió en 1969, pocas semanas antes de casarse con John lennon en Gibraltar en marzo del mismo año. Sean Ono Lennon nació el mismo día y mes que nació John, pero 35 años después, en 1975.
Se le atribuyen muchos amantes. En vida y después de la muerte de John. El último es un representante de arte de origen hungaro. Le gusta vestir trajes de Armani, colecciona Magrittes y Warhols y sigue recibiendo en ultimo piso del edificio Dakota, el barroco edificio donde Polanski filmó “La semilla del diablo” y donde cayó asesinado John. En el último piso sigue conservando el famoso piano blanco donde John compuso ‘Imagine’.

EL MARINO ESPAÑOL DE YOKO

Pues, aunque parezca increíble, consultada la cronológia de la historia cristiana del Japón, en 1610 aparece el nombre de Tanaka Atsushi Saisho, hijo del caballero Rodrigo Vivero Velasco, que recibió el permiso de su madre Isiko Ieyasu para viajar con él hacia Nueva España, es decir, Méjico, con el fín de conocer al resto de “parientes”.
El bisabuelo de Yoko lleva el apellido Saisho. Toda su familia se convirtió al cristianismo. Entre sus antepasados se encuentra la figura de Eijiro Ono, nieta del caballero Velasco.
San Francisco Javier en mayo de 1549 había establecido la primera misión cristiana en la ciudad de Kagoshima. ¿Será Yoko descendiente de un jesuita?.

EL GUARDIAN ENTRE EL CENTENO

Mark David Chapman, de 25 años, con residencia en Hawai, mató a John Lennon de cinco disparos, a la entrada del edificio Dakota de Nueva York, el  8 de diciembre de 1980. Se  van a cumplir 29 años del asesinato.
El asesino todavía cumple condena en la prisión de Attica, en Buffalo, tras ser condenado a 20 años. En cuatro ocasiones, Yoko Ono ha sido decisiva para que el juez le deniegue la libertad provisional.
Chapman compró la pistola por 169 dólares en Honolulu.Una Charter del calibre 39 y se la llevó a Nueva York,sin problemas, junto con “El guardián entre el centeno” , la novela de Salinger ,que fue la “biblia” de Chapman. Incluso ,como en la ficción, la noche antes del asesinato estuvo con una prostituta y la pagó sin tener sexo.
El último día de John en la tierra comenzó muy temprano. A las siete y media de la mañana desayunaba en el café La Fortuna, su favorito. A las nueve, se cortaba el pelo al estilo antiguo de los Beatles en Hamburgo,en la peluquería Veez a Veez. A las diez y media ,concedió una entrevista a RKO. Y a las dos, la fotógrafo Annie Leibovitz les hizo la famosa sesión en que Lennon ,desnudo,aparece en posición fetal, besando a Yoko.
.Sobre las tres y media, ,al salir de los Dakota, John le firmó un autografo  al asesino Chapman ,en la portada de su nuevo disco. A las cuatro y media de la tarde llegaron al estudio Hit Factory para seguir con el trabajo en “Walking  on thin ice” , el tema que John producía para Yoko ,que había llamado a David Geffen ,el magnate de su sello discográfico. Yoko estaba preocupada por las bajas ventas del último album que acababa de salir de John y ella. “Double Fantasy”  no era un éxito como se esperaba. Aunque Geffen calmó algo la situación  al decirles que ya era disco de oro en Inglaterra. John y Yoko acabaron la sesión sobre las diez de la noche. Iban a cenar en un Dheli ,pero prefirieron volver a los Dakota para comprobar como se encontraba su hijo Sean.
Chapman había estado todo el día a las puertas del Dakota. Incluso se hizo amigo del portero, un cubano llamado José Perdomo con el que estuvo hablando ,sobre rodo, de Fidel Castro.
A las once menos diez de la noche, llegó la limusina de John y Yoko. Ella salió primero. Al pasar cerca de Chapman, John le clavó una mirada
aguda, como si lo grabara en su mente.  John siguió andando, Chapman se puso en posición de disparo y al decir:”Mister Lennon” le metió cinco disparon .El primero ya fue fatal.
Dos policías ,Bill Gamble y James Moran fueron los primeros en atender al moribundo Lennon . Cuando le preguntaron por su nombre dijo:”Soy Lennon,John Lennon de los Beatles”. Murió unos quince minutos después.