ya está en su casa. Esa es una gran noticia, pero cuando he comenzado a leer detalles que provienen de las fuentes más próximas de la familia, a través del semanario Detroit Free Press, sinceramente, he empezado a proecuparme.

El doctor que que la ha sometido a una operación quirurgica, advierte desgraciadamente que sólo entre el cinco y el diez por ciento de los pacientes salen con vida de un cancer de pancreas, pero también insiste en que jamás había observado una recuperación tan prodigiosa.

No sé. No quiero hacerme a la idea. Cuando murió Ella Fritzgerald en 1996, me dió por coleccionar todos sus discos. Especialmente, los duetos, con gente tan sorprendente como maravillosa. Se nos había ido la voz más maravillosa del mundo. La Dama de las Damas. La REINA.

Ella dejó como sucesora inequívoca a Aretha Franklin.  La llamen la reina del soul. En realidad, no entiendo tanta tontería. Ella Fritzgerald no era la reina del jazz. Era la mejor voz del mundo y cantaba todos los estilos.

Como Aretha, es simplemente, la mejor en la actualidad, sin discusión posible. Un prodigio sobrenatural, una vecina de Menphis, como Elvis Presley. La ciudad de Tennesse más impresionante en la historia de la música.

Nadie se puede perder todos los discos que hizo en el sello  Atlantic, con Arif Mardin, Jerry Wexler, el gran Tom Dowd. Son absolutamente imprescindibles. Ojalá que no me de por coleccionar todos los discos de la Reina. Sería muy mala noticia.

Abajo, ‘Chain of fools'… que manera de cantar.