Camila Cabello es el tifón cubano que arrasa ahora en el panorama americano de la música cada vez más abierto a lo latino. Su álbum ha entrado en la lista de favoritos de PLASTICOS Y DECIBELIOS.

Cabello ha cambiado mucho desde ese día en el patio escolar. A los 15 años alcanzó las pantallas de millones de estadounidenses en The X-Factor, programa que la metió a un grupo de cinco chicas –inspirado en One Direction, que surgió con cinco chicos que compitieron en la versión británica– con el nombre de Fifth Harmony. En los siguientes cinco años, con dos álbumes y seis giras de por medio, Cabello se volvió sin duda la favorita . Y luego todo se desmoronó, como tiende a suceder con bandas de pop manufacturadas, en un divorcio que pareció ser muy repentino y muy triste

Desde entonces, ha intentado hacer las cosas por sí sola y tomar las riendas de su vida profesional por primera vez. Su nuevo álbum, Camila, lanzado este 12 de enero, es ya un best-seller.

Cabello viene de una familia de luchadores. Nació en La Habana, hija de una madre cubana y un padre mexicano, y hasta los 6 años  se mudó varias veces de Cojímar a Ciudad de México . Un día su madre, Sinuhe, le dijo que iban a ir a Disney World y juntas pasaron un mes de camión en camión camino a un centro migratorio en la frontera de México con Estados Unidos. Sinuhe era arquitecta en Cuba pero en Miami, donde vivieron con un amigo cercano de la familia hasta poder alquilar un lugar propio, trabajó como asistente de ventas de zapatos en una tienda .

Alejandro, el padre de Cabello, se unió a ellas después; ayudaba a pagar las cuentas lavando coches en un centro comercial. Con el tiempo la pareja ahorró lo suficiente para establecer su propia empresa constructora.

En 2015, Cabello colaboró en un dueto con Shawn Mendes, la primera vez que una integrante de Fifth Harmony lanzaba música bajo su propio nombre , lo que causó tensiones y reconocimiento para Camilla.

Cabello se inspiró parcialmente en la música que escuchaba de niña para su nuevo álbum.Justamente así surgió la canción que se ha convertido en  su mayor éxito. Frank Dukes, productor cuyo nombre de pila es Adam Feeny y que ha colaborado con Drake y Lorde, le tocó una melodía instrumental sencilla con un componente de piano con toques de música salsa. Le hizo recordar a su país natal y ahí mismo en un restaurante de sushi, Cabello escribió el estribillo  de “Havana”.

Muchas canciones de Camila, que produjo Feeny y que incluyen letras de Cabello, tienen referencias  a su herencia latinoamericana. Cabello dijo que la inspiró la música que escuchaba en su infancia y el trabajo de  Calle 13 y J. Balvin. Luego ella mezcló esos sonidos con el pop de amigos suyos como Taylor Swift y Ed Sheeran en espera de encontrar algo que fuera propio.

Ahora , es ella, el tifón cubano.