La noticia se ha producido hoy mismo.  Edgar Broffman, el más imprevisible ejecutivo en toda la historia del negocio discográfico, el canadiense descediente de los Seagram,ese imperio de bebidas alcohólicas desde el tiempo de la ley seca, ha tenido a bien cargarse al presidente de Warner music, Thom Whalley, después de nueve años y lo ha sustituido -atención- por Rob Cavallo el hombre que descubrió a . !Vaya hazaña!.

Conocí a Cavallo hace muchos años. Era un simple ingeniero y de los no muy buenos. Hasta que produjo el primer álbum de Green Day y la Warner le abrió los brazos. Vaya genio.

En el proceso como productor se ha cargado las carreras de otros artistas de la Warner, como Fleetwood Mac, con el triste álbum “Say you will” y hasta la de Dave Matthews, que su debut en Warner no ha podido ser más caótico. Y es el impulsor de otros grupos “punks” de tercera división como My Chemical Romance y , grupos para los “colleges” americanos, en plena degradación intelectual. Ese es Rob Cavallo. Ni George Martin ni Quincy Jones ni siquiera Daniel Lanois. Pero como  a Interscope le ha ido bien con Jimmy Iovine, han intentado copiar la jugada, en un delirio de imaginación.

No estamos hablando de quien descubrió a los Stones, Clapton a Jimi Hendrix, ni siquiera Genesis, Led Zeppelin. Nada, nada. Green day y Paramore como sus grandes marcas de referencia. ¿En que manos está la música?.

A veces, pienso que tiene el destino que se merece ni más ni menos.

Abajo, lo último que ha hecho Cavallo, con Meat Loaf , al que también ha condenado su carrera.