El disc-jockey inglés Calvin Harris  se ha gastado una fortuna en su nuevo video, porque en él está la inexcusable Katy Perry, amén de Pharrell Williams y Big Sean. A todo lujo para un tema vulgar.