El chico raro escocés del garaje

Cuando la BBC ha emitido el nuevo single de Calvin Harris, con la ayuda de ‘Example', una cutre y más que manida canción y siempre oida' We´ll be coming back', la audiencia subió más de un cincuenta por ciento. Todos los twitters en el Reino Unido se dispararon.

Calvin Harris ya es más importante que Coldplay. Es el artista más importante del Reino Unido.

Cualquiera añadiría: ¡Que mal está la música!.

Calvin Harris ni siquiera se llama Calvin Harris. Se llama en realidad Adam Richard Wiles. Nació en un pequeño pueblo escocés llamado Dumfries. Quería ser futbolista. Su ídolo era McManaman, el de la octava Champion del Real Madrid.

Pero Adam no era buen futbolísta, se metió en un garaje, se compró un equipo y empezó a hacer de dic- jockey.

Ni estudiar música ni tocar un instrumento ni cosa que se le parezca. Programar y programar. Incluso tenía fama de raro. Introvertido, difícil de entender con su acento tan cerrado.

Incluso ahora millonario ha regresado a su pueblo, porque no le gusta Londres.

Pero ahí está, con dos álbumes millonarios, con canciones a Rihanna, trabajará con Katy Perry y con Klyle Minogue o Scissor Sisters, también pidiendole producción o temas. Es el rey de las discotecas cuando odia a las discotecas.

Este chaval es un fenómeno con 28 años. Lo de menos es que lo que hace tenga tan poco valor musical. Pero es perfecto para esta nueva generación. Que se lo bailen bien.