CAE TAMBIEN EL REY DEL POP EGIPCIO, TAMER HOSNY Mi pasión es Egipto , el viejo Egipto .Viajo a ese país  desde hace unos treinta años. Todos los años. Casi siempre , en el mes de enero.

No es que me emcante el actual Egipto. Me gusta, me apasiona ,la egiptología. Sufro desde hace semanas. Sobre todo, por culpa del partido de los Hermanos Musulmanes, islamistas radicales que quieren acabar con los vestigios de la egiptología, al ser dioses paganos. Simplemente. Así de histérico y de preciso.

Y soy pesimista. La caida de Mubarak es más trágica de lo que el idealismo occidental presupone.  Un decepcionante Obama ha cometido el mismo error del  débil presidente Carter , cuando permitió que cayera el Sha. Democráticamente,  una decisión acertada.  Pero entregó el poder a los ayatolas, a la jerarquía islamista. Fue darles  una bomba atómica. La que han alcanzado hace unos meses.

Segín mis amigos de Luxor, los Hermanos Musulmanes no creen la democracia. Sólo creen en Alá. Y el vacío de poder de aquí hasta el día de las elecciones,  lo van aprovechar. Seguro. Hace cinco  años  me avisaron mis amigos  de la situación actual de Egipto. Han acertado con una precisión absoluta.

Con la caida del impresentable Mubarak han caido también los gigantes del regimen. El Director de Antiguedades, el corrupto Zahi Hawass anda en paradero desconocido.

Pero el que a nosotros nos incumbe, la gran superestrella Tamer Hosny, el rey del pop egipcio, el cantante que vende millones y millones de CDs en muchos país árabes, cometió el pésimo error, en los primero días de las protestas, de soltar en televisión que “no tenían piedad de la figura paternal de Mubarak, que durante 30 años había luchado por la paz egipcia”.

Encima se le ocurrió ir una noche a la palza Tahrir. Los militares le salvaron de un linchamiento público y popular. Luego, en televisión dijo que iba a escribir una canción a favor de los “revolucionarios” , en un intento de rectificar. Inútil.

Tamer Hosny huyó hace dos días de El Cairo y parece que se ha refugiado en la Arabia Saudita. El paradero de Mubarak no está claro, por mucho que se diga que  ha escapado al palacio de verano, en la peninsula del Sinai. Uno diría que está en la Arabia Saudita, el últimos resquicio del imperialismo yanqui.

Abajo, el mayor éxito de Tamer Hosny.