No fue un buen día para Neil Young, que  ayer ha perdido uno de sus coches de colección, los famosos Cadillacs. Ha sido  por causa del  fuego, en su casa en Belmont, en San Carlos, un lugar precioso en la Bahía de San Francisco.

Curiosamente, este mismo día Neil Young firmaba con sus abogados una nueva gira, la gira de resurrección de . El grupo no tocaba desde hacía 42 años, hasta este verano en el festival Bridge School.

Seguro que Eddie Vedder, si se confirma la gira y la resurrección del grupo, salta de alegría.

Vedder, como uno mismo, es uno de los grandes seguidores de Buffalo Springfield, que no se debió separar, aunque los egos entre Stills y Young se dispararon hasta el fín del grupo. Pero, cosas de la vida, volvieron a pelearse a gusto, cuando se juntaron con Dave Crosby y el inglés Graham Nash. Era el otro gran supergrupo: C,S,N and Y.

Pero Young dice que si lo hace Clapton con Cream, con Blind Faith, ¿por qué no hacerlo con Buffalo Springfield?. ¿Por qué no volver a tocar como Buffalo Springfield?.

Tiene toda la razón. Aquel supregrupo, que lo fue, desde su nacimiento, sólo hizo tres álbumes. Me los reservo como excepcionales, de verdad. Ya no sólo por el maravilloso tema  clásico de Stills, ‘For what is worth', tremendo alegato contra la guerra de Vietnam, sino que hay temas imprescindibles como ‘Mr. Soul', ‘Rock and roll woman', ‘Kind woman', ‘Bluebird', ‘Go and say Goodbye' y, sobre todo, ‘Nowadays clancy can´t even sing'.

Neil Young se atrevió a reunir al grupo -bueno, lo que queda- a Stills y Furay para el pasado Bridge School, su festival anual. Le gustó mucho como sonaba el grupo. La inclusión de Joe Vitale en la batería y el bajista Rick Rosas, proporcionaron un plus de gran calidad a los renacidos Buffalo Springfield.

Si se cumplen las previsiones, tendríamos album, gira. Por supuesto, Buffalo Springfield, el grupo que inventó a los Eagles y el sonido. Sobre todo, el puñetero sonido.

Abajo, los renacidos Buffalo Springfield con ‘For what is worth' hace unos meses.