En que hubiera cumplido 75 años de estar aún entre nosotros, casi parafraseando su canción ‘That´ll Be The Day'. Charles Hardin Holley, nombre real de , nació un 7 de septiembre de 1936 en Lubbock, Tejas. “Buddy Holly Lives!” era el título de una famosa recopilación setentera de sus viejos éxitos. Y aquella proclama era totalmente cierta: a pesar de su breve trayectoria musical su legado continúa y su memoria ha pervivido.

Para celebrar este aniversario tan especial se han editado dos discos de tributo, “Listen To Me” y “Rave On”, y el día 7 de septiembre ha sido declarado “Buddy Holly Day” en Los Angeles. Por otra parte le va a ser dedicada al cantante tejano una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. A la ceremonia se ha confirmado que asistirá su viuda María Elena Holly acompañada por Peter Asher, el productor de “Listen To Me”, y Phil Everly de los Everly Brothers. Después, todos se dirigirán al Music Box donde se celebrará un concierto que será grabado para la TV en el que van a participar algunos de los artistas que han hecho posible esos dos discos de homenaje, Nick Lowe, Chris Isaak, Lyle Lovett y Graham Nash, entre otros.

Buddy Holly consiguió en apenas 18 meses (del 12 de agosto de 1957 al 3 de febrero de 1959) colocar 10 canciones en los Hot 100 de Billboard. El cantante tejano es sin duda uno de esos artistas con una obra corta pero muy valiosa y duradera. Similar a Jimi Hendrix salvando estilos. La influencia de Holly es enorme y va desde sus herederos naturales Bobby Vee o Bobby Fuller y el Merseybeat de los años 60´s y por ende casi toda la “British Invasion”, a cantantes como Natalie Merchant o Imelda May, pasando por grupos de punk o new wave como los Clash o Rockpile. El productor Joe Meek estaba obsesionado con Holly, Bob Dylan dijo haber “notado su espíritu” en las sesiones de grabación de “Time Out Of Mind”, los Hollies se llamaron así por él, los Beatles cogieron su nombre porque sonaba similar al de su grupo The Crickets. Paul McCartney es el dueño de los derechos de las canciones de Holly y organizaba una semana de celebraciones en honor de su música y persona.

Por otro lado su estética – en principio poco rockera, que algunos llamarían “nerd”- también ha servido de inspiración para cantantes que de algún modo quisieron personificar al “antihéroe”: Elvis Costello, Moon Martin, Marshall Crenshaw , que hizo de Holly en el film “La Bamba”, y hasta Franco Battiato en Italia o Jaume Sisa en España. “El cambió el ‘look' del rock and roll y cambió la definición de quién puede ser una estrella del rock”, ha escrito James Henke del Rock and Roll Hall Of Fame para las notas del disco “Listen To Me”.

Peter Asher también perteneció en los años 60 a la escuela Holly de gafas de pasta. Por entonces fue Nº 1 con ‘World Without Love' formando parte del dúo Peter & Gordon. El hermano de la eterna novia en los 60 de Paul McCartney, Jane Asher, ha contado para su producción “Listen To Me” con Stevie Nicks, Ringo Starr, Chris Isaak, Cobra Starship, Zooey Deschanel, Linda Ronstadt, Jackson Browne, Brian Wilson, Pat Monahan de Train, Lyle Lovett, Jeff Lynne y hasta Eric Idle, ex componente del legendario grupo satírico británico Bonzo Dog Band, los de ‘I´m The Urban Spaceman'.

“Rave On”, por su parte, fue editado el 28 de junio y en el se han dado cita cantantes y grupos de todo pelaje y edad: Paul McCartney, Lou Reed, My Morning Jacket, Cee Lo Green, Patti Smith, Julian Casablancas, Kid Rock, Fionna Apple, Detroit Cobras… Desde luego se trata de una recopilación muy variada, nada sectaria que certifica la inmensa influencia de Holly en la música pop, rock y hasta hip hop.

Por desgracia aquel fatídico 3 de febrero de 1959 Buddy Holly se estrelló en su avioneta con el cantante de rock & roll latino Ritchie Valens (‘La Bamba' ) y la estrella en ciernes The Big Bopper en Mason City (Iowa). Como anécdota el cantante country Waylong Jennings, miembro en ese tiempo de los Crickets de Holly, salvó la vida por ceder su sitio en la avioneta a un enfermo Big Bopper. Jennings dijo años después sentir todavía cargo de conciencia por aquel trágico accidente porque después de ceder su asiento al cantante de ‘Chantilly Lace', Holly le dijo en broma “espero que tu autobús se estropee” a lo que Waylon respondió: “y yo espero que tu avioneta se estrelle”. Y sucedió. Terrible.

Fue “el día que la música murió” según la canción de Don McLean ‘American Pie'.