Una de las fotos oficiales del album The Jazz Age , temas de Ferry , pero instrumentales a ritmo de años treinta.

Anda el bueno de Bryan Ferry en un periodo promocional para tratar de vender su nuevo album, “The Jazz Age”, una locura estúpida con sus propias canciones, pasadas a ritmo instrumental y con el estilo de las bandas de jazz de los años veinte y treinta.

El resultado es bastante flojo, estúpido e incomprensible para un hombre de su estilo, aunque ya tenga 67 años.

Como las críticas no han sido buena y tampoco hay optimistas previsiones de que el album se pueda vender, Bryan Ferry ha empezado a disparar contra todo lo que está de moda.

Dice el entonces innovador y revolucionario líder de Roxy Music que en este momento, la música es muy mediocre y que no escucha melodías . Y mucho menos, buenas.

Y se ha mostrado muy borde con Alt-J, los recientes ganadores del premio Mercury. Aparte de decir que nos los entiende afirma, que hacen justo la música para ponerse en la cola del paro.

Como diciendo que es imposible que puedan seguir con su estilo. Y, además, advierte de que es el tipo de música que jamás hubieran hecho cuando aparecieron en 1972.

Quizá Bryan Ferry todavía no haya caído en la cuenta de que han pasado cuarenta años desde el año 72 y que justo estamos en el siglo XXI. El vuelve para atrás, a los años veinte, a los años treinta del siglo pasado. Pero para las mujeres es inapelable. Las elige 37 años más jóvenes.

Me da rabia que un hombre innovador se haya convertido en un reaccionario , que apoya incluso la caza del zorro de su hijo.