cef46d9e-465f-45bd-bf7a-a18fca5a86ee_466636181Sorprendente, magnífico intermedio de la Super Bowl XLVIII de con los como invitados especiales. Un show dinámico y explosivo que ha traído a la memoria a las legendarias estrellas del Rhythm & Blues clásico.

Bruno Mars admitió estar asustado por su actuación en el descanso de la Super Bowl 2014. Ha sido uno de los artistas más jóvenes que han actuado en el que posiblemente es el evento deportivo USA más importante. El pasado jueves dijo en rueda de prensa que se “sentía como una artista nuevo”, y expresó su agradecimiento por la oportunidad brindada por la NFL.

Estadio Metlife, East Rutherford, New Jersey. Descanso del partido. En el marcador un tremendo, inapelable, Seahawks de Seattle 22 – Broncos de Denver 0.

Coro infantil. “Billionaire”. Bruno aparece en el escenario sorprendentemente sentado a la batería, como si fuera Stevie Wonder. Espectacular comienzo. Sale la banda.

Bruno-Mars-en-el-Super-Bowl-2014“Treasure”, el vestuario y coreografía clásicas del R&B: TemptationsDells… Bruno en plan estelar como si fuera un moderno James Brown (de quien ha recuperado alguno de sus legendarios pasos de baile) o un nuevo Jackie Wilson. Suenan, fluidas, excelentes, “Locked Out Of Heaven” y “Runaway Baby”.

La banda comienza a hacer “Give It Away”, y de pronto salen los Red Hot Chili Peppers a escena. La cantan Anthony Kiedis y Bruno Mars. Todo un despliegue de energía, una auténtica orgía de rap, rock & soul.

Bruno agradece el apoyo de los Peppers en este “halftime” de la Super Bowl, y entra un emotivo anuncio de las Fuerzas Aéreas USA, mientras Bruno inicia un cambio de tercio hacia un final más melódico con un “Just The Way You Are” cantado desde el centro mismo del estadio.

Ahí es donde ha acabado su actuación, entre la iluminación disparatada y una buena tanda de fuegos artificiales. Buena, muy buena actuación de Bruno Mars, que le confirma como uno de las máximas promesas del R&B y el pop norteamericanos.

[youtube id=”DT5RpSmxs1k#t=224″ height=”350″]