Está claro que las flojas ventas del tercer álbum de Bruno Mars, le ha llevado a una ansiedad que le hace trabajar hasta con David Guetta