Roberto Medina no se rinde, a pesar de los últimos batacazos. Los de Lisboa y Madrid, este pasado verano. Los compromisos que tenía para el próximo año,  eran el Rio de Janeiro  y el de Buenos Aires.

El argentino es un grave problema, porque no se pueden sacar dólares del país austral y hay restricciones con el cambio de moneda. Menudo barullo.

Para aliviarlo, Medina , con sus amigos de Live Nation, ya ha firmado contratos con Bruce Springsteen y la E. Street band, que tocará el 20 de septiembre en el Cidade do Rock en Rio de Janeiro (Parque dos Atletas — Av. Salvador Allende, s/n).

Con Metallica, que saldrán al escenario el día anterior, el día 19 . Y, finalmente, Iron Maiden, para el día 22 de septiembre. Medina dice que habrá otras grandes estrellas.

Como ha tenido que pagar por adelantado, Medina pondrá las entradas a la venta el proximo martes, día 23 de octubre. No pierde el tiempo, cuando casi queda un año. Medina tiene que recuperar dinero y su feudo, en Río parece seguro.

Pero el concepto de Rock in Rio se queda antiguo, obsoleto. En la crisis, la gente joven ha aprendido que no se le puede tomar tanto el pelo.