Roberto Medina no se rinde, a pesar de los últimos batacazos. Los de Lisboa y Madrid, este pasado verano. Los compromisos que tenía para el próximo año,  eran el Rio de Janeiro  y el de Buenos Aires.

El argentino es un grave problema, porque no se pueden sacar dólares del país austral y hay restricciones con el cambio de moneda. Menudo barullo.

Para aliviarlo, Medina , con sus amigos de Live Nation, ya ha firmado contratos con Bruce Springsteen y la E. Street band, que tocará el 20 de septiembre en el Cidade do Rock en Rio de Janeiro (Parque dos Atletas — Av. Salvador Allende, s/n).

Con , que saldrán al escenario el día anterior, el día 19 . Y, finalmente, Iron Maiden, para el día 22 de septiembre. Medina dice que habrá otras grandes estrellas.

Como ha tenido que pagar por adelantado, Medina pondrá las entradas a la venta el proximo martes, día 23 de octubre. No pierde el tiempo, cuando casi queda un año. Medina tiene que recuperar dinero y su feudo, en Río parece seguro.

Pero el concepto de se queda antiguo, obsoleto. En la crisis, la gente joven ha aprendido que no se le puede tomar tanto el pelo.