britpop

Pues eso vino a decir Kevin Shields, líder de My Bloody Valentine. Literalmente ha dicho que se debió a una “conspiración del gobierno.”. Como el brexit.

En una entrevista con The Guardian, Shields ha destapado con una serie de declaraciones conspiranoicas que sitúan al gobierno y a los altos estamentos de la sociedad británica, relacionados con el pop y otros movimientos culturales, como los pigmaliones de bandas como Oasis, Blur o Pulp en un tiempo en el que el partido laborista de Tony Blair comenzaba a gobernar.

“El Britpop fue apoyado masivamente por el gobierno. Algún día sería interesante leer todos los archivos del MI5 (Servicio de Inteligencia UK) sobre el Britpop La lana fue tirada directa a los ojos de todos los presentes…”

Le robaron la escena. Además Shields también ha dicho que su tiempo tocando con Primal Scream en aquella época fue como un borrón:

“Yo era terrible a los 30 años. Hice algunas cosas locas, tontas. Ahí es cuando realmente me pasé en todos los aspectos. Tomando drogas por placer, a montones. Así que todo es muy confuso y revuelto para mí”.

Quizá esa época haya dejado demasiado poso en Shields, que además está resentido porque el primer disco de My Bloody Valentine en 22 años, “mbv”, no haya sido escogido entre los 12 LPs del año para el premio Mercury al no tener un contrato de distribución importante.

“”¿No es Mercury una compañía de teléfonos o algo así? ¿Qué tiene que ver eso con la música? Hemos sido vetados por ellos, y ¿sabes por qué? Porque no estamos en Amazon o iTunes. Es uno de los criterios de calificación. Tienes que tener gran distribución o estar en iTunes o Amazon.”