No se puede soportar más que un ridículo  Brian May y un impresentable Roger Taylor deshonren a Freddi Mercury hasta en los Oscars con un actuación patética, de mal sonido y peor ejecución, con ese insoportable  Adam Lambert, una mala , horrible copia.

Sin Rami Malek , que ni canta ni sabe ser Freddie Mercury y que ha manchado a Queen para siempre, a pesar de que se forren. Todo por la pasta. Estar en las butacas de Rami Malek es la vergüenza de la película.La gran mentira

Todo por la pasta. Una vergüenza. 

Esta es la burla: