Cada vez que sabemos más de Battle Born, el nuevo álbum de los Killers, que ya está totalmente terminado, más sabemos de la gran dimisión de problemas en el seno del grupo. Hasta el punto de que pudo llegar su desesperación.

Brandon Flowers ha confesado  que hubo un momento en que los Killers iban a desaparecer, porque no se pueden dejar cinco años entre un álbum y otro, que es lo que ha ocurrido entre “Day and Age” y el nuevo.

Flowers ha hablado con la revista Q magazine para el numero de agosto. Por tanto, serán portada para promocionar el nuevo álbum.

Pero ha sido el propio Brandon Flowers el que no tenía claro en seguir en el grupo.

Todos nos acordamos de su formidable álbum de debut que, afortunadamente para la continuidad de los Killers, fue un gran fracaso de ventas.

Vamos, eso suele ocurrir con los cantante solistas de grupos favoritos. Que se lo pregunten a Mick Jagger con sus álbumes en solitario.

Flowers ha admitido que el nuevo álbum es algo más “heavy” que el anterior, pero que no se ha olvidado de los sintetizadores y de la música programada, que es lo que prefiere Flowers, en guerra, con su gran enemigo en el grupo, el batería Ronnie Vanucci.