BOZO VRECO; EL EXITO DEL TRAVESTI BOSNIO

image5529afb535d367.18535299Una noche tras seducir a la audiencia con su nítida voz, Bozo Vreco desapareció del escenario y regresó momentos después para continuar su concierto, pero, ante la sorpresa general, vestido de mujer.

En un país famosamente tan » macho»  como  Bosnia, donde la mayoría de los gays se quedan en el armario , se necesitó cierto tiempo para entender lo que había ocurrido en la vida de Bozo Vreco

Pero  cuando las cosas quedaron claras, el público lo ovacionó.

El cantante recuerda:

«No me dio miedo. Quería ver la reacción del público ante lo que soy yo. Comprobar  si es suficiente ser honesto con la gente que te ama.Comprobé que sí. Lo es».

Bozo_Vreco by Vanja Cerimagic

Dos años más tarde, el cantante travesti de 31 años es uno de los astros más queridos del país, su voz es descrita por sus fans como  «encantadora» y «mágica».

La honestidad y sus interpretaciones emotivas de «sevdalinka» , que son  canciones bosnias sobre el mal de amores ,  han dejado muchas veces al público, y a él mismo, en lágrimas. Su pasión y su fuerza artística llevaron a que incluso los conservadores olvidaran sus prejuicios, algunos para siempre.

Vreco expresa su lado femenino en el escenario usando vestidos, largas túnicas o pantalones largos para hacerlos  revolotear.

Nació en el pueblo de Foca.  en el oriente del país. Su padre murió cuando tenía 5 años y creció con su madre y dos hermanas en la pobreza. Sufrió hostigamiento por ser afeminado en una cultura  de un país excesivamente conservador.

th

Y lo pasaba mal:

«Recibí mi parte de tortura, desaprobación y momentos oscuros mientras crecí. Era un niño y no sabía cómo rechazar las cosas horribles que me llegaban».

Mientras estudiaba arqueología en Serbia, Vreco se dio cuenta de que su verdadera pasión eran  las canciones de  «sevdalinka».

Un día el cantante, de etnia serbia, se armó de valor y viajó a Sarajevo, el corazón de la sevdalinka bosnia, donde no tenía amigos ni familia y podría haberse enfrentado a nuevas discriminaciones por las memorias de los conflictos entre los serbios y los bosnios en la guerra de los Balcanes.

Pocos días después en un cuarto del hotel donde se hospedaba , Vreco abrió la ventana y vio la nieve caer sobre los techos de la ciudad, una imagen hermosa que le dio ánimos.

«Entonces fue cuando me dije que llegaría a tener éxito» , recordó.

Un músico local lo escuchó cantar en un café. Al poco tiempo Vreco formaba parte de  una banda y grabó su primer álbum. Finalmente , adoptó su identidad para que todos lo vieran en ese decisivo concierto.

«Ahora soy feliz.  Tanto en lo privado como en lo profesional».

Sus ojos se llenan de lágrimas cuando charla sobre su música y sus fans.

Vreco es muy sentimental:

«Estoy rodeado de tanto amor. Todos los mensajes que envía la gente, todo lo que dicen en la calle. Si alguna vez deseé algo se parece mucho a  esto».

Ni hablar de Conchita. Parece que no le gusta del todo.

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.