BOWIE RESUCITA Y GRABA EN BERLIN

David Bowie ha dejado de ser el Howard Hughes  del pop. Una semana después de cumplir 62 años ha mandado una curiosa nota a algunos de sus amigos. La nota es la siguiente:
“Saludos desde una nevada Berlín. Estoy trabajando en lo que puede ser nuevo material”.
Por fín. Bowie ha vuelto a trabajar. Ha elegido Berlín. Justo treinta años después de su fabulosa trilogía, compuesta por “Low”, “Heroes” y “Lodger”, que para algunos sigue siendo la mejor época creativa del “Dorian Grey” del pop.
Bowie sabe que Alemania es la llave de su retorno. Aunque tuvo el ataque al corazón aquel desdichado 23 de junio del 2004 en Praga, fue en Hamburgo donde le operaron a corazón abierto. El que es ahora su amigo, el doctor Karl Heinz Kuck asegura que Bowie puede soportar la presión del trabajo.
Hemos llamado a su “eterna” secretaria, que también fue su esposa, Coco Schwab, que incluso habla español. La respuesta es positiva, pero no ha querido decir ni en que hotel está ni cual es el estudio que ha elegido para grabar sus nuevas canciones, algo que no ocurría desde hace siete años.
¿Es posible que haya vuelto a la escena misma de la trilogía?. Aunque parezca increíble el estudio de grabación Hansa by the Wall  sigue operativo, aunque ahora ya no exista el “muro”.
Los estudios Hansa  han sufrido el mismo cambio profundo que la famosa Postdamer Platz, convertida en un centro de atención multimedia. Incluso dejan visitar el estudio en la actualidad, como si se tratara de un museo y ofrecen un recorrido por el estudio 2, donde te enseñan incluso iconografía de los días en que Bowie grabó allí “Low”, “Heroes” y el formidable “The Idiot” para su amante Iggy Pop, con el  que pasó tres intensos años, viviendo en aquel pequeño apartamento del barrio turco berlinés.
Bowie y Pop en Berlín es la historia de un “amour fou”, mientras que revivían la decadencia de los años treinta germanos, con la irreverente vida nocturna de los famosos cabarets berlineses y el morbo del nazismo como telón de fondo.
Tiempos y pasajes que quedan retratados en la extraña e inquietante película “Just a Gigolo”. dirigida por el actor británico David Hemmings y que con el tiempo ha batido muchos registros anecdóticos.
Bowie era el protagonista y el rodaje se solapaba con la grabación de “Heroes”. Fue la última película que rodó  Marlene Dietrich en vida. Incluso se atrevió a cantar algunos temas clásicos de la era nazi del cabaret en la banda sonora. Una banda sonora que se ha perdido casi por completo.
Y es que además fue una de la últimas películas también de Kim Novak. Pero con el tiempo incluso el metraje original se ha perdido. Bowie nos contó que incluso se quemó. El film duraba 147 minutos y apenas quedan 87 minutos, que es lo que se puede ver en la re-edición del DVD.
No hace falta confirmar que Bowie está trabajando una vez más con su productor de cabecera, Tony Visconti. Se dice que el cubano Carlos Alomar también ha vuelto al equipo. No sería extraño.
Lo más increíble del retorno de Bowie a Berlín es que todavía está ahí y, apenas ha cambiado, el SO36, el club en Kreuzberg, donde Bowie e Iggy solían ir  y donde todavía aparecen los fines de semana, grupos que están en la “onda”.
También subsiste el famoso  Café París en Charlottebourg, no muy lejos donde andes estaba el busto de Nefertiti. El club se hizo famoso por una entrevista con el “Rolling Stones”, que acabó con un Iggy Pop semidesnudo, borracho de absenta, en mitad de una gran nevada.
Si nos dicen que Bowie se ha instalado en el hotel Ellington sería demostrar que Bowie se ha convertido en un nostálgico. No hay hotel con más historia en Berlín. Fue el hotel “estrella” en la época de la república de Weimar. Durante la era nazi se convirtió en el cabaret favorito de la Gestapo.
A partir del 1949 se convirtió en el hotel residencia de las tropas americanas y en su club actuaron Duke Ellington y Ella Fritzgerald.
Volvió a reabrirse en los años  setenta, bajo el nombre de Dschungel y allí iban Bowie e Iggy casi todas las noches. En realidad, se convirtió en la respuesta al Studio 54 de Nueva York, pero en versión berlinesa.
Se cerró en 1993, pero  ha vuelto a abrirse  maravillosamente, con todo su esplendor y “glamour” de “art deco” de los años veinte y de los  treinta. No hay muchos hoteles en el mundo con tanta historia.
El último álbum de Bowie se publicó en el 2003. Se llamaba “Reality” y es posible que Bowie empezara a notar la vejez. Sobre todo, en el irónico “Never get old”. También componía sobre su decadencia como en “Bring me the disco King” o “Days”.
Ahora, los “días han vuelto a Berlín”, al tiempos de los “heroes” ,donde una pareja de enamorados vuelve a reunirse en el viejo muro berlinés.

JOYAS ESCONDIDAS EN BERLIN.-
“CHINA GIRL”.- Tema que Bowie escribió y produjo para el álbum “The Idiot” de Iggy Pop, grabado en el estudio Hansa  de Berlin, aunque la autoría era compartida. Años después, con Iggy atrevesando problemas económicos, Bowie decidió grabar el tema para su álbum “Let´s dance” y la canción por fín logró el éxito.
“V-2 SCHEINDER”. Tema misterioso y mágico incluido en el álbum “Heroes” y dedicado a Florian Schneider, uno de los fundadores de Kraftwerk, como una rendición a los padres de la música electrónica.
“TONIGHT”. Tema grabado también en 1977, como “The Idiot” y con letra de Iggy y música de Bowie. Luego sería utilizado por David para su álbum del mismo título, pero en dueto  con  Tina Turner .
“LUST FOR LIFE”.- La canción inmortalizada por Danny Boyle en el arranque de su “Trainspotting”. Grabada en el Hansa de Berlin e igual que “Tonight” ,en el álbum producido y compuesto por Bowie, “Lust for life”. La letra tiene referencias a Borroughs, cuando Iggy canta sobre el “strip-tease del medio hombre-medio mujer ante el Dios de la fustración sexual.