Enésima portada de Bruce Springsteen en Rolling Stone. Para eso, su manager, trabajó en ella, hasta que descubrió a El Boss.