Bono ha realizado unas curiosas declaraciones a Guilty Pleasures, revista y web más dedicada a las discotecas y al lúdico disfrute de la noche más que otra cosa.

Pero el periodista debía ser amigo.

Bono ha dicho que no habrá más U2 por un rato. Ni actuaciones ni discos.

Bono asegura que necesita un respiro, un intermedio, tras la larga gira de 110 actuaciones.

Lo primero que viene a la cabeza es que ese descanso debe estar directamente relacionado con su visita a un hospital de Mónaco, aunque fuera para una revisión rutinaria. Pero pudiera ser también una jugada estratégica.

Bono dice:

Todo el mundo dice que un tour de más de diez días ya es largo. Nada que ver con este. Hemos amado cada noche en que hemos actuado, pero al final estabamos tristes.

Tampoco es para alarmarse, pero demasiado stress, demasiadas actuaciones y demasiada presión por parte de la compañía para lanzar material nuevo. Luego está el fracaso de Spiderman que para Bono ha sido una enorme sorpresa Y un enorme disgusto. Algo absolutamente inasumible. Pero algo que ya presagió Larry Mullen. Algo que no funcionaría.

Es más que razonable un descanso en la carrera de U2. Se deberían replantear muchas cosas.

Y si es por la salud de Bono, pues, bien, más vale que se olvide algunas costumbres y que se cuide. Sólo tiene 51 años, veinte menos que Dylan. Es un niño.