BONO Y CHRIS MARTIN cantaron el clásico de Frank Sinatra, como en un piano bar y con Sean Penn , de camarero.