Los transeuntes del centrico Dublin se quedaron alucinados cuando vieron cantando en la calle a y su amigo, el músico Glen Hansard. Era nochebuena y querían felicitar a la gente.