Justo cuando las acciones de Facebook se ponían a la venta y convertían a Bono en el músico más rico del universo, Paul Mc Guiness llamaba a la NBC, con la que tiene muy buenos acuerdos y le pedía que entrevistaran a Bono para la MSNBC. Es decir, el canal económico que se ha convertido en el numero uno del mundo.

La entrevista corría a cargo de Andrea Mitchell, una señora muy mayor y muy benevolente con Bono.  El tema de las acciones de Facebook y su millonaria recogida de plusvalías no apareció hasta bien entrada la segunda mitad de la entrevista.Más de la primera mitad la utilizó Bono para reivindicar su labor en Africa. Se le veía mucho a Bono cual era su objetivo.

Pasado el desequilibrante tema de su conciencia por África, fue cuando la Mitchell sacó el tema de las acciones. Bono entre acongojado y cínico aseguró que el no era billonario ni mucho más rico que los Beatles.

Jugaba con el chiste de que ellos eran imbatibles y todo lo demás y se salió por los cerros de Ubeda, diciendo que rico se sentía cuando tenía 20 años y su mujer Ali pagaba sus facturas, mientras él cantaba en un grupo de rock.

Bono justificaba haber ganado millones en Facebook, porque es un hombre inquieto y tal como le gusta la política, la religión y otras cosas, le inquieta también  la tecnología.

Llamó a los Facebook geniales, con mucho talento y, además, los puso como bienchechores de la humanidad, al comparar Facebook y su tecnología con la aldea global y que todas las gentes podamos ir juntos.

Acabó la entrevista concluyendo que el futuro de Facebook sólo acaba de empezar.

Así que  Bono debe espera ganar mucho más dinero. En ningún momento, dijo que sus acciones iba a ir a parar a sus obras filantrópicas de África.

Nosotros decimos: Ya esta bien Bono. Y ya está bien de aguantar los insultos que me hacen  los “hoolligans” de U2 y Bono. Sois insoportables y no lleváis razón. Estoy harto de vuestra intransigencia. ¿Es que vosotros lleváis también acciones de Bono?.

Por supuesto que Bono puede hacer con su dinero lo que le de la gana y aumentarlo. Pero lo que chirría es que vaya de predicador evangélico para la salvación del hambre de África, mientras se hace “billonario”, aunque no lo quiera reconocer. Y le de mucha vergüenza por su sentido de la caridad.

Eso es hipocresía en grado superlativo. Si juega al capitalismo, nos parece muy bien. pero que no presuma de otra cosa. Es la típica moral de la religión católica. Se cree que con arrepentirse se le perdonan sus pecados capitalistas, aderezados con unas pocas limosnas a África, como en las iglesias. Bono sabe que el problema de África no es uno. Son muchos otros.

Ya está bien.

Jamás me me meteré con Bono por su voz, por su maravillosa voz y por los maravillosos ratos  que me ha hecho pasar. Pero esa vida de redentor, pidiendo una entrevista en un canal económico, con esas declaraciones de cura de parroquia irlandesa, el mismo día en que se muere de vergüenza, porque gana 1.41o millones en plusvalías, me parece repugnante.

Hace miles de años que murió Jesucristo.