Lo que queda de la célebre, y maldita, Boleskine House, la casa escocesa en la que vivió el brujo Aleister Crowley y años más tarde su seguidor Jimmy Page. La casa sufrió un incendio en incendio el 23 de diciembre de 2015 y posteriormente fue saqueado lo poco que quedó. Ahora su dueño ha informado de que está trabajando para su reconstrucción.