bobjerry

Bob con el añorado Jerry Garcia.

Se aproxima el 50 aniversario de la creación de una de las bandas más legendarias que surgieron en la Costa Oeste Californiana, en concreto en San Francisco, a mitad de los años 60: Grateful Dead. Bob Weir, su guitarrista más importante, a falta del desaparecido Jerry Garcia, le ha comentado a Rolling Stone cuales son sus principales proyectos para los dos próximos, y movidos, años.

Sorprende la juventud de Weir a sus 66 años, mente despierta y culo inquieto. Por de pronto anuncia para 2014 un proyecto sinfónico que quiere estrenar en San Francisco. El guitarrista quiere abrir terreno nuevo en el campo de la música orquestal para lo cual se va a basar en canciones de Grateful Dead que va a orquestar para la ocasión.

“El canon de Dead es perfecto para la música sinfónica. La música clásica siempre ha derivado de la música folk. Los compositores escuchaban la música de los gitanos y la extrapolaban de ahí (…)”

Además Bob Weir está produciendo una ópera. Todo partió de un par de canciones de su joven amiga Miranda Jones que comenzaron a dar forma a una pieza teatral que Weir ha extendido finalmente a la categoría de ópera. Han tramado toda una historia a través de un libretto. Ha convencido a Miranda que podían convertir la historia en toda una ópera.

Respecto a Grateful Dead, dice que harán algún tipo de celebración del mencionado 50 aniversario, piensa que se lo deben a los fans, a las canciones y a ellos mismos. Aunque haya que enterrar algunas hachas de guerra entre sus miembros y aunque, según explica, Grateful Dead nunca hacen planes, simplemente proceden en determinado momento a hacer cosas. Weir da un gran valor a ese componente de improvisación que siempre marcó al grupo. Se ve a si mismo como un “músico viajero”, como un nómada, un trovador itinerante. Dice que siempre lo fue y siempre lo será, que está en sus venas.

En sus estudios TRI recientemente ha tocado con The National, Vampire Weekend, Phish, The Hold Steady, incluso con Sammy Hagar. Aparte este incansable hijo de los años 60 ha despedido hace dos semanas a su grupo Furthur en el festival Paradise Waits de México, para seguir en la brecha con su otra banda Ratdog. Incansable, como si fuera un jovencito, Bob Weir tiene música para dar y tomar.