Hace justo 35 años, Bob Seeger, con este formidable tema, ganaba el Grammy a la mejor actuación de rock. Fue su último gran éxito.