See the source image

El mosqueo del viejo Bob Dylan con un fan que le hacía fotos. Bob siempre hace las cosas a su manera, y suele significar que no quiere publicidad, y que las fotos están siempre de más. Lo malo es que estuvo a punto de salirle caro el enfado y caerse al suelo.

Durante un concierto reciente en Viena, Austria, Dylan mostró su desdén a un asistente al show que le hacía fotografías. Dylan tiene un Premio Nobel de Literatura, su número de Grammys es de dos dígitos y es miembro del Salón de la Fama del Rock And Roll, y lo que es seguro es que no tiene un palo selfie.

En un momento del concierto, Dylan se detuvo cuando vio que un fan rompía su regla de no tomar fotos, y le gruño:

«Toma fotos o no tomes fotos. Podemos tocar o podemos posar. OK».

Antes de decirlo, Dylan se tropezó con un monitor y casi se cae al suelo. Estás son las imágenes.

Tras eso, la banda comenzó a tocar “It Takes A Lot To Laugh, It Takes A Train To Cry”. Arriba las imágenes.

Dylan se retiró luego del escenario mientras su banda despedía la velada con una versión instrumental de «Just Like Tom Thumb’s Blues».